El drama del muro de Berlín

Alba Berlin-Valencia Basket. /EFE
Alba Berlin-Valencia Basket. / EFE

El Valencia Basket pierde en la prórroga frente al Alba y la Fonteta decidirá el lunes el campeón de la Eurocup | Siva llevó el encuentro al tiempo extra y el equipo de Aíto no dejó pasar la oportunidad de estirar la serie tras una noche que pasará la historia del torneo

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENABerlín

Hablemos de baloncesto. El Mercedes Benz Arena de Berlín vivió anoche uno de los mejores partidos de la historia de las finales de la Eurocup. Tuvo de todo. Un ambiente maravilloso, con 13.500 seguidores locales y 1.000 españoles que convivieron sin ningún tipo de problemas y sin ser separados por ningún cordón de seguridad, opciones para los dos equipos de llevarse el triunfo y una prórroga que se acabó decidiendo en favor del conjunto de Aíto García Reneses. Ni el martes el Valencia Basket ganó un título ni ayer lo perdió. La final está 1-1 y se va a decidir en la Fonteta.

Así se han vivido los últimos segundos del Alba Berlín - Valencia Basket

Ese punto de partido se lo ha ganado el conjunto de Ponsarnau al ser el mejor equipo de la competición. Ante su público para decidir un título. Cuando el disgusto se apague se verá la foto con perspectiva. La derrota en el brutal muro de Berlín que se creó en el Arena no tiene nada que ver con la de Málaga de hace dos años, donde el Valencia Basket fue muy inferior a aquel Unicaja. Ayer tuvo la victoria en sus manos en los últimos segundos del tiempo reglamentario pero el Alba forzó la prórroga y decidió en el tiempo extra para gozo de una afición entregada no, lo siguiente.

Los 13.500 aficionados alemanes y los 1.000 españoles dieron una lección de convivencia

La racha de victorias seguidas de los taronja en competición continental se quedó en las 15 del 99

Tras el 83-83 con el que terminó el último cuarto, con 81-82 San Emeterio falló un tiro libre y Siva empató el encuentro a dos segundos del final. El Alba pegó un estirón que acabó siendo decisivo. El parcial de 8-3, el 91-86, fue una bombona de oxígeno para el conjunto de Aíto, que logró rentabilizar al máximo. Con un Valencia Basket tocado sobre la pista, Van Rossom sí que creyó en el milagro. El belga se quitó los nervios de un plumazo con un triple, 6 de 8 para él en ese instante, que subió el 93-92 a falta de 54 segundos. Llegó el último tren a la estación con una falta de ataque de Nnoko pero Matt Thomas falló el triple que lo hubiera cambiado todo con 17 segundos por delante. A Luke Sikma, que daño de fuego amigo, no le tembló el pulso en los siguientes tiros libres (95-92) y Aíto puso en práctica un artículo de la filosofía de la escuela de Badalona, no hacer falta en esas circunstancias y confiar en la defensa.

Último cuarto de infarto en el Mercedes Benz Arena

Matt Thomas tuvo en su mano la segunda prórroga pero su triple lo escupió el aro... y el trofeo de la Eurocup no saltó a la pista. Viajará hoy a Valencia donde el lunes se decidirá el campeón. Hacer de la Fonteta un muro como lo fue el de Berlín será clave para que llegue el cuarto título europeo de la historia del Valencia Basket. Que nadie dé por muerto al equipo que nunca se rinde antes de tiempo.

95 Alba Berlin

Siva (14), Hermannsson (14), Giedraitis (17), Sikma (15), Clifford (5) -cinco titular- Saibou (2), Giffey (11), Schneider (-), Wagner (6), Thiemann (7) y Nnoko (4)

92 Valencia Basket

Van Rossom (22), Sastre (6), San Emeterio (16), Will Thomas (15), Tobey (3) -cinco titular- Abalde (4), Labeyrie (5), Diot (2), Dubljevic (9), Matt Thomas (5) y Doornekamp (5)

PARCIALES:
23-21, 19-18 (42-39), 20-20 (62-59), 21-24 (83-83). Prórroga 12-9 (95-92)
ÁRBITROS:
Belosevic (SER), Koromilas (GRE) y Vilius (LIT). Eliminaron por faltas personales a los locales Siva (m.44) y Thiemann (41) y al visitantes Tobey (m.26)
incidencias:
Segundo partido de la final de la Eurocopa disputado en el Mercedes Benz Arena de Berlín ante 14.500 espectadores, ochocientos de ellos seguidores del equipo valenciano

Muchos minutos antes del dramático final del segundo partido de las Eurocup Finals 2019, el conjunto alemán comenzó apretando al mismo ritmo que el espectacular ambiente que crearon los más de 13.000 fanáticos que vistieron anoche una camiseta amarilla en la grada, aunque tras ese 4-0 inicial el Valencia Basket contestó con el arma favorita de los jugadores de Aíto, el triple. Las cinco canastas de tres del primer cuarto mantuvieron en el partido a los taronja puesto que la aparición de Wagner en el guión de la final, una carta en la manga del técnico madrileño, supuso que el Alba mantuviera el pulso con un 23-21 arriba al final del primer cuarto.

Van Rossom fue el jugador taronja que más creyó en la victoria durante los minutos decisivos

Matt Thomas tuvo en su mano el triple que hubiera forzado la segunda prórroga pero lo falló

Más allá del marcador, lo más preocupante para los españoles en ese instante era que la defensa del Alba había logrado neutralizar la producción de Van Rossom y Will Thomas, los dos hombres clave en el 1-0 de la serie. Todo comenzó a torcerse tras el 23-26 y la tercera falta de Tobey, que cambió las rotaciones previstas en el juego interior. Con Siva y Hermannsson al mando, el islandés está para jugar en un equipo de Euroliga, el Alba hizo saltar todas las alarmas con un parcial de 17-7 que cerró el propio sobrino de Steffanson (40-33). El mejor argumento para la esperanza del Valencia Basket es que se llegó al final de la primera parte con un parcial de 0-4 que rebajó la renta en el marcador de los locales (42-39).

Finaliza el tercer cuarto con ventaja para los alemanes

Giedraitis comenzó apretando (47-42) pero una antideportiva de Clifford sobre San Emeterio devolvió al Valencia Basket al partido (47-46). La expulsión de un Tobey desaparecido le acabó viniendo bien puesto que ahí comenzó el resurgir de Will Thomas. No fue suficiente para contener el ataque de un Alba que comenzó el que debía ser el cuarto definitivo con tres puntos de renta (62-59). Sikma aumentó a cinco esa ventaja (64-59) y el Valencia Basket reaccionó con un parcial de 0-9, con Van Rossom al mando, que en condiciones normales hubiera decidido la victoria (64-68). Pero el partido de anoche no era normal. La Fonteta decidirá al campeón.

La afición del Alba Berlín también arropa a su equipo

La afición taronja vive con intensidad el primer cuarto en Alemania

Os enseñamos los alrededores del Mercedes-Benz Arena de Berlín