Moltó y Marrahí pelearán por el Individual de raspall bajo la ola de calor

M.R.

Los dos pilotaris que reeditan en Oliva la final de 2018 afirman haber evolucionado en su juego

Moisés Rodríguez Plaza
MOISÉS RODRÍGUEZ PLAZA

A Alfonso Moltó no le importa la ola de calor. «Otros años he preparado el Individual en verano. Entrenaba en julio y en agosto. No me preocupa», ha afirmado el defensor del título durante la presentación de la final del mano a mano de raspall, que se disputa este domingo en Oliva. «Está claro que me gustaría jugar a 20 grados, pero es lo que hay. Es para los dos y estamos preparados», ha replicado su rival, Julio Marrahí.

Ambos pilotaris reeditan la ultima final del Individual de raspall, la disputada en octubre en Bellreguard, donde se impuso Moltó. «Es un trinquet grande y noble. Con mucha capacidad y sitios para la gente que vaya a la final sin el peligro de recibir un pelotazo», ha indicado el resto de Barxeta. «Es grande, casi me gusta más... y vamos a Oliva, cuna de Waldo y los Malonda. ¡Qué menos que albergue una final como esta!», ha comentado Marrahí.

Tanto el de Villanueva de Castellón llegan a la final tras haber evolucionado en su juego. «He introducido cosas y trato de ser más técnico», señala Marrahí. «En el Individual es renovarse o morir, siempre tratas de mejorar y reinventarte», afirma Moltó. Los dos restos ven con buenos ojos que la final pase a disputarse a cinco juegos, aunque eso pueda suponer que se alargue la partida.