Canet no termina la carrera y se queda a 22 puntos de Dalla Porta, octavo

El piloto japonés Tatsuki Suzuki celebra su victoria en Misano./AFP
El piloto japonés Tatsuki Suzuki celebra su victoria en Misano. / AFP

Victoria del japonés Suzuki, en una carrera sin españoles en el podio | Masiá terminó cuarto

BORJA GONZÁLEZCircuito de Misano (Italia)

«Querido señor Marco Simoncelli, un día subiré al podio con su padre, así que, por favor, mírenos desde el cielo…». Este tuit lo escribió Tatsuki Suzuki el 23 de octubre de 2017, al final de su primera temporada en el Mundial, también en el año de debut de su equipo, el Sic58 dirigido por Paolo Simoncelli, padre del malogrado Marco, y que tiene apadrinado al piloto nipón. Este sábado, Suzuki había logrado su primera pole en el campeonato, en el Misano World Circuit Marco Simoncelli; el domingo transformó ese puesto en su primera victoria, un emotivo hecho que le permitió subir al podio acompañado de su mentor, tras una carrera muy accidentada. Quince pilotos terminaron por los suelos, en solitario, en grupo, detrás, delante, y uno tuvo que abandonar por problemas mecánicos: Arón Canet.

Y es que la prueba fue un calvario para el español, segundo de la general, que tuvo que morderse las uñas en el box esperando a ver cómo iba a influir en sus opciones de título el resultado final.

Suzuki fue el que impuso el paso desde el inicio, primero acompañado por Tony Arbolino, el tercero en la pelea por el título, después por otros tres pilotos, el líder Dalla Porta, Migno y Jaume Masiá, el único español con opciones. Más tarde llegarían Ogura y McPhee, formando un grupo de siete que se jugó los puestos de honor. Aunque este segundo japonés, y Migno, se enredaron y terminaron cayendo, lo que dejó la pelea en manos de los otros cinco, una lucha en la que se impuso Suzuki por delante de McPhee y de Arbolino. Masiá sólo pudo ser cuarto, mientras que Dalla Porta, que había cruzado la meta quinto, terminó relegado al octavo puesto al recibir una sanción de tres segundos por saltarse los límites de la pista. Un hecho que dio algo de aire a Canet, que sale de la segunda prueba italiana a 22 puntos de Dalla Porta, y con la amenaza de Arbolino, al que ahora tiene a sólo ocho puntos.