GP del Reino Unido

Silverstone mide el nivel de Ducati y Lorenzo

Jorge Lorenzo, durante el GP de Austria. /Lisi Niesner (Reuters)
Jorge Lorenzo, durante el GP de Austria. / Lisi Niesner (Reuters)

El Mundial llega a Gran Bretaña tras dos victorias consecutivas de Ducati, la última del mallorquín, y con Márquez como sólido líder

BORJA GONZÁLEZCircuito de Silverstone

«Habrá que analizar bien el asfalto y dependiendo del asfalto y los neumáticos veremos qué moto es la que se adapta mejor, pero no va a cambiar mucho. Las dos Ducati estarán ahí porque la moto va bien y los dos compañeros de equipo llevan ese pique sano que les hace crecer y que les hace ir muy rápido en estos momentos. Nosotros intentaremos estar ahí y, por qué no, si podemos luchar por la victoria, pues lucharemos». Marc Márquez llega a Silverstone con 59 puntos de ventaja sobre su más inmediato perseguidor, Valentino Rossi, un margen que le permite encarar con cierta relajación el inicio de cada fin de semana. En este caso en Silverstone, en un trazado reasfaltado este curso y que si nos guiamos por las advertencias hechas por pilotos como Lewis Hamilton o Carlos Sainz en el paso de la F1, va a ser un pequeño calvario para MotoGP.

A la espera de que la pista determine la realidad quedan pues, los hechos. Uno, que Ducati ha ganado las dos últimas carreras, en la República Checa y Austria, y que ganó también la prueba británica de 2017. Hace un año Andrea Dovizioso consiguió dar emoción a una general dominada por Márquez después de que este rompiese el motor en el último tercio de la carrera; el italiano había ganado en Mugello, Montmeló y Austria, justo las mismas tres carreras que en este curso ha ganado su compañero, Jorge Lorenzo, que está empezando a marcar un camino en Ducati.

«Será difícil que lo entienda todo. (Risas) Pero tiene que probarlo», explicó el mallorquín después de que le preguntasen por un comentario de Danilo Petrucci acerca de lo especial y complicado de su pilotaje, algo que también había señalado Dovizioso tras la carrera austriaca. «Bendito pilotaje raro, que me está dando victorias y permitiendo ir rápido. Interpreto lo que me dice la moto para ir lo más rápido posible. La moto me pide frenar fuerte, inclinar poco, hacer poco paso por curva y acelerar fuerte. Eso es lo que intento hacer», añadió. Lorenzo y Dovizioso intentarán plantar cara de nuevo a Márquez, con la incógnita de qué harán las Yamaha, en el circuito en el que Maverick Viñales se estrenó en lo más alto de un podio de la clase reina (con la Suzuki en 2016) y donde fue segundo el pasado curso, justo por delante de Rossi.

Bautista, en Superbikes en 2019

Aunque la noticia del día en Silverstone la dejó el campeón del mundo de 125 de 2006, y uno de los pilotos más experimentados de la categoría, Álvaro Bautista, que competirá el año que viene con Ducati oficial pero en Superbikes, un campeonato que sólo ha conocido hasta a hora a un campeón español (Carlos Checa en 2011). «Creo que es para estar contento», comentó el de Talavera de la Reina, que ha apurado hasta el final sus opciones de seguir en MotoGP.

«A los pilotos nos gusta correr, porque la moto es nuestra pasión, y también nos gusta ganar. Para luchar por victorias tienes que tener una moto oficial, tanto en SBK como en MotoGP o donde vayas. Aquí he tenido moto oficial con Suzuki, pero cuando no era una moto para ganar, y con Aprilia, que tampoco era el momento. Y los demás años, con moto satélite, luchando para estar entre los diez primeros o entre los cinco y, cuando todo se cuadra, puedes optar por un podio. Ganar y luchar por un campeonato, como me pasó en las categorías pequeñas, en MotoGP es difícil y ahora se me ha abierto una oportunidad de ir a un Mundial con una moto oficial y con una fábrica competitiva. Creo que tendré opciones de victoria y de luchar por el campeonato», afirmó Bautista.

Un paso obligado por un mercado que este año se ha cerrado inusualmente pronto. «Ya se vio también en mi caso, que si los resultados no salen, la confianza se pierde rápido y tu valor baja mucho», apuntó Lorenzo. «Álvaro ha sufrido lo que sufrí yo, pero con peores consecuencias para él, porque está fuera de MotoGP, que es donde quería estar en un principio», comentó el mallorquín. «Son los 'pro y contra' de firmar tan pronto. Son diecinueve carreras y firmó todo el mundo en febrero, marzo y abril y ahí Álvaro no se encontraba cómodo con la moto pero un piloto como él siempre sale. Ha salido tarde porque ya estaba todo renovado pero es lo que ha dicho él, las marcas y representantes apuestan por los jóvenes aunque falten resultados, pero yo creo que en Superbikes lo hará muy bien», señaló por su parte Márquez.

Fotos

Vídeos