GP Aragón

MotoGP anticipa el duelo Márquez-Lorenzo de 2019

La caida de Jorge Lorenzo en Aragón junto a Marc Márquez./Afp
La caida de Jorge Lorenzo en Aragón junto a Marc Márquez. / Afp

-El catalán sentencia en Aragón un Mundial 2018 de MotoGP que tras el incidente con el mallorquín mira ya a 2019 donde los dos pilotos convivirán en el mismo box

BORJA GONZÁLEZAlcañiz (Teruel)

Si los resultados hubiesen combinado este domingo en el Motorland de Aragón, Marc Márquez incluso podría haber salido con una bola de campeonato ya para la próxima cita del Mundial de MotoGP, la de Tailandia (un nuevo escenario), con todavía otros cuatro grandes premios por delante. Una señal nítida de lo encaminada que está la situación para el piloto de Honda. La victoria en el Motorland de Aragón le ha dado a Márquez un margen de 72 puntos sobre el segundo clasificado, Andrea Dovizioso, con 125 puntos en juego; esto invita a pensar que cuando el campeonato regrese a Europa para disputar su última prueba, la de Valencia, lo hará con el español coronado por quinta vez como el mejor en la clase reina del motociclismo, y con su leyenda engrandecida cuando todavía no habrá cumplido los 26 años. Un logro cimentado fundamentalmente en el inicio del curso, o por lo menos antes del parón estival, al que Márquez llegó ya con 77 puntos de ventaja sobre Dovizioso, que por entonces tenía por delante en la general a las Yamaha de Valentino Rossi y de Maverick Viñales. Y es que después de la carrera de Alemania de mediados de julio Ducati ha logrado lo que no pudo conseguir antes, y eso que el primer ganador de 2018 en Qatar había sido el piloto italiano. Con la batalla importante, la del título, prácticamente sentenciada, MotoGP pondrá el foco en otros dos asuntos con miga, uno de resultado deportivo y otro de anticipo de lo que vendrá en 2019 (esto si aparcamos la sempiterna crisis de Yamaha y la valoración de cuánto serán capaces de aguantar sus dos pilotos, sobre todo Rossi, que no parece 'necesitar' -con el currículo que tiene- sufrir un calvario en sus dos últimas temporadas en activo).

El deportivo medirá el resultado final de la batalla Honda-Ducati, en estos momentos un dos contra uno, Dovizioso y Jorge Lorenzo frente a Márquez. Disputadas trece carreras la balanza se inclina a favor de la moto japonesa, con una victoria más que la italiana: seis ha sumado ya Márquez, a la que se añade la de Cal Crutchlow en Argentina; tres y tres se reparten Lorenzo y Dovizioso, que desde Alemania se han llevado tres de las cuatro carreras disputadas. Para el gran público dice poco qué fábrica termina ganando el Mundial de constructores, algo que sí que tiene relevancia para los ingenieros, en una guerra paralela a la de pilotos. De momento Honda aventaja en 28 puntos a Ducati, que en su interior también vivirá el duelo entre el que se queda, Dovizioso, y el que se va, Lorenzo, precisamente a engrosar las filas del 'enemigo'.

Reposo para Lorenzo

Jorge Lorenzo canceló su presentación de Skull Rider a las 18:30h en el espacio Tuset Manhattan (Carrer Aragó, 425, Barcelona), queda cancelada por motivos de salud tras la caída de ayer en Alcañiz, el piloto deberá guardar reposo los próximos días según indicaciones médicas.

Este futuro cercano también centrará mucha atención, más tras lo sucedido el domingo en Alcañiz. El mallorquín se cayó en la primera curva de carrera, se lesionó, y después sorprendió cargando contra el que será su compañero de equipo en la próxima campaña, una temporada que comenzará en noviembre con el test posterior al Gran Premio de la Comunitat Valenciana. 'Sorprendió' porque desde fuera se asumió como un lance de carrera, aceptando que su caída había venido forzada por dos elementos, el error de Márquez en la frenada que le obligó a irse a la zona verde en el exterior de la pista, y el error de Lorenzo al intentar aprovechar el interior cuando pilotaba sobre la parte sucia del asfalto para evitar perder cuatro o cinco posiciones, lo que habría dificultado su inicio de carrera.

«Márquez me ha destrozado el pie y me ha arruinado la carrera», soltó el de Ducati después de terminar la carrera, en una comparecencia de prensa a la que llegó con la pierna derecha escayolada y caminando ayudado por unas muletas. Aún caliente por cómo había terminado su gran premio, Lorenzo habló con los medios después de que finalizase la charla de los que estuvieron en el podio, entre ellos Márquez, al que no se le pudo pedir que valorase lo dicho por el que será su compañero de equipo; el de Cervera tenía fijada una entrevista nocturna con el Tiempo de Juego de la Cadena Cope, aunque esta fue cancelada por el departamento de prensa de Honda para evitar que se avivase la polémica entre los que serán sus dos pilotos en 2019. Y es que la relación entre las dos estrellas españolas ha pasado por varios momentos, alguno de tensión (por ejemplo, cuando Márquez sacó a Lorenzo en la última curva de Jerez, la que lleva su nombre, en 2013), entre dos personas con diferentes caracteres y con maneras distintas de enfocar la profesión, aunque en los últimos meses los dos habían transmitido si no una amistad sí al menos un correcto entendimiento y un respeto mutuo como pilotos. Esa era la línea que se esperaba que se mantuviese hasta que la competición pusiese a cada uno en su sitio ya como compañeros de equipo, aunque la posibilidad de una convivencia tensa entre dos campeones con un mismo objetivo se ha adelantado unos meses. En cualquier caso, el tiempo (no muy largo en este caso) dictaminará si lo de Lorenzo ha sido un calentón marcado por un domingo aciago, o si viendo que el Mundial 2018 ya está decidido se empiezan a alentar las batallas que pueden o que están por venir.

Fotos

Vídeos