Natación | Mundiales

Dressel, el más rápido de la historia en 100 metros sin bañador mágico

El estadounidense Caeleb Dressel, tras conquistar el oro en los 100 metros. /EP
El estadounidense Caeleb Dressel, tras conquistar el oro en los 100 metros. / EP

El astro estadounidense revalida su título mundial en la prueba reina con una marca de 46.96 y conquista su tercer oro en Gwangju

ELODIE SOINARDGwangju

Más que un oro. No contento con revalidar la prestigiosa corona mundial en los 100 metros libre, el estadounidense Caeleb Dressel se convirtió este jueves en el nadador más rápido de la historia -sin contar los bañadores mágicos- en la prueba reina. Con 46.96. Es el tiempo que necesitó la bala del sprint estadounidense para completar el ida y vuelta en la piscina surcoreana. No es, sin embargo, el récord del mundo, que estableció en 2009 el brasileño César Cielo en la época de los trajes de baño supersónicos (46.91).

Sin embargo, es una marca que convierte a Dressel, de 22 años, en el primer nadador de la historia en hacer saltar por los aires la barrera de los 47 segundos en los 100 metros sin ese bañador mágico. Hasta ahora ese estatus correspondía al australiano Cameron McEvoy (47.04 en 2016). Dressel, por su parte, redujo en 21 centésimas su antigua mejor marca personal (47.17). «Absolutamente alucinante», aplaudió el subcampeón de la prueba, el australiano Kyle Chalmers, vigente campeón olímpico.

Con el cetro en la carrera reina, Dressel suma tres títulos mundiales desde el comienzo de la semana, 10 en total en su carrera, después de los conseguidos en los 50 metros mariposa y en el relevo 4x100 masculino. Su objetivo de volver a conseguir siete oros (¿u ocho?), una hazaña que consiguió en los Mundiales de 2017, diez años después de que lo lograra la leyenda estadounidense Michael Phelps, todavía sigue en pie, pese a la medalla de plata obtenida la víspera en el relevo 4x100 metros estilos.

En categoría individual, Dressel nadará desde este viernes los 100 mariposa y los 50 metrs, dos carreras en las que es el defensor del título. Y le esperan hasta tres relevos ((4x100 estilos, 4x100 libre y el 4x200 libre, el más dudoso).

Aparte de engordar el palmarés, Dressel envía un mensaje a sus rivales a un año de los Juegos de Tokio 2020: después de hacerse un nombre hace dos años en Budapest, y de una discreta temporada 2018, ha retomado su implacable marcha hacia adelante. Por detrás de Dressel y Chalmers la medalla de bronce fue para el ruso Vladislav Grinev (47.82).

Ledecky, retorno y plata

En categoría femenina, dos días después de renunciar, enferma, a competir las series de los 200 metros y la final de 1.500 libre, la estadounidense Katie Ledecky volvió a la piscina en la final del 4x200 . Segunda relevista, situó a las estadounidenses en cabeza a mitad de carrera, pero las australianas, lideradas por la joven de 18 años Ariarne Titmus, se terminaron imponiendo, haciéndose también con el récord del mundo (7:41.50).

Como pasó en los 400 metros, donde también figuró por detrás de Titmus, Ledecky, de 22 años, debió contentarse con la plata. A la pentacampeona olímpica sólo le queda el 800 para conseguir un 15º oro mundial.

También este jueves la nadadora brasileña Etiene Medeiros, vigente campeona de los 50 espalda, no pudo revalidar el oro en la disciplina y se tuvo que conformar con el segundo puesto por detrás de la estadounidense Olivia Smoliga. Se trata de la tercera medalla mundial de la brasileña, que también obtuvo la plata en los Mundiales de Kazán 2015, antes de ganar el oro hace dos años en Budapest 2017, y el sexto metal de Brasil (dos oros, dos platas y dos bronces) en Gwangju 2019.