Natación | Mundiales

Dressel y Peaty, en otra dimensión

El estadounidense Caeleb Dressel, tras conquistar el oro en los 50 mariposa. /AFP
El estadounidense Caeleb Dressel, tras conquistar el oro en los 50 mariposa. / AFP

El misil estadounidense suma dos títulos mundiales en sólo dos días y el británico es el primero que nada por debajo de los 57 segundos en los 100 braza

ELODIE SOINARDGwangju

El misil estadounidense Caeleb Dressel en 50 metros mariposa y el británico Adam Peaty, que estrenó su condición de primera persona en nadar por debajo de los 57 segundos en los 100 braza, se colgaron el oro en los Mundiales de natación este lunes en Gwangju (Corea del Sur). Hace dos años en Budapest, Dressel, por entonces de 20 años, se hizo un nombre al ganar siete medallas de oro (tres en pruebas individuales y cuatro en relevos) en una sola cita mundial, una marca sólo conseguida antes por la leyenda Michael Phelps (en 2007).

El sprinter estadounidense lleva en Corea del Sur una marcha mejor a la de hace dos años en Hungría, gracias a sus dos títulos mundiales en sólo dos días de competición. Ganador con el 4x100 m masculino en la víspera, este lunes se impuso en los 50 mariposa con un tiempo de 22.35 segundos, nueva mejor marca personal. En 2017 sólo había participado en el 50 mariposa y no fue más que cuarto.

«Soy mejor que hace dos años. Cuando intento ser rápido, no soy bueno, por tanto es mejor que deje hablar a mi instinto», valoró. De paso, Dressel ofreció a Estados Unidos su primer título mundial en 50 mariposa, que formaba parte de las tres únicas pruebas masculinas no conquistadas por los estadounidenses (junto a los 50 braza y los 800 libre). El nadador americano competirá ahora en los 50 y 100 libre, los 100 mariposa y en hasta cuatro relevos más.

Convertido en el primer hombre en nadar los 100 braza por debajo de los 57 segundos (56.88) la víspera, Peaty no pudo batir de nuevo el récord del mundo en la final de este lunes (57.14), pese a que a mitad de carrera mejoraba en tres centésimas esa marca.

Hosszu no se deja sorprender

Eso no le impidió, sin embargo, ceñirse una tercera corona mundial consecutiva en la especialidad a sus 24 años. «Estoy un poco decepcionado, pero me va a dar energía para el próximo año», avisó Peaty. «Sé hasta qué punto quiero acercarme a los 56 segundos, o incluso más rápido», aseguró.

Nunca nadie se había proclamado tres veces campeón del mundo en 100 braza. Y nunca ningún bracista había sumado cinco títulos mundiales individuales (suma seis en total si se cuenta el 4x100 estilos mixto de 2015).

En categoría femenina, la polivalente húngara Katinka Hosszu se colgó el oro mundial por cuarta vez consecutiva en los 200 estilos (2:07.53) a los 30 años. El de este lunes fue también el octavo cetro mundial de su carrera.

La sorpresa, en cambio, se dio en los 100 mariposa, con la victoria de la joven canadiense Margaret MacNeil (55.83), de 19 años, por delante de la sueca Sarah Sjöström, vigente campeona olímpica y cuatro veces campeona del mundo de la especialidad (56.22). «No me lo esperaba. Siempre he admirado a Sarah, por lo que esto significa mucho para mí», explicó MacNeil.

Al día siguiente de su triunfo en los 400 libre, marcado por el rechazo del segundo clasificado, el australiano Mack Horton, a subir al podio con él, el chino Sun Yang se clasificó para la final de 200 metros. Pero fue otro australiano, Clyde Lewis, quien consiguió el mejor tiempo de las semifinales (1:44.90 frente al 1:45.31 de Sun). El nadador asiático está en el ojo del huracán por haber destruido con un martillo una muestra de sangre el pasado mes de septiembre durante un control antidopaje.