La gimnasia española llega a los Mundiales ilusionada... en poder alcanzar Tokio

La gimnasia española llega a los Mundiales ilusionada... en poder alcanzar Tokio

Las selecciones de rítmica y artística afronta «con confianza» las citas de Bakú y Stuttgart, en las que se decidirán la mayor parte de las plazas para los Juegos Olímpicos 2020

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

«Ilusionados» y «con confianza». Así dicen llegar los gimnastas españoles a los Mundiales, clasificatorios para los Juegos Olímpicos de Tokio, que tendrán lugar en las próximas semanas, de rítmica en Bakú (a partir del lunes 16), y de artística en Stuttgart (desde el 4 de octubre). Los deportistas seleccionados para formar parte de los equipos nacionales de gimnasia rítmica y artística mostraron este martes su ilusión por conseguir plaza olímpica en esas competiciones durante un acto organizado por la Federación Española de Gimnasia (RFEG) en el Museo Arqueológico Nacional (MAN) de Madrid.

El presidente de la RFEG, Jesús Carballo, se mostró esperanzado de cara a los Mundiales, «lo más importante» en el ciclo olímpico y a los que acuden con «equipos fuertes y motivados» en busca de la clasificación para Tokio 2020. «Sin duda, estos Mundiales son lo más importante del ciclo y donde nos jugamos los billetes olímpicos. Es un objetivo importante y estoy seguro de que los conseguiremos. Son equipos fuertes y muy motivados. Este último fin de semana hemos tenido grandes resultados en Copas del Mundo. Espero que tengan suerte y no haya lesiones ni problemas», deseó Carballo.

El presidente de la RFEG, acompañado de la presidenta del Consejo Superior de Deportes (CSD), María José Rienda, se mostró «seguro» pese a la gran cantidad de países de conseguir esa plaza por equipos en Stuttgart, después de que en Río 2016 España estuviese ausente tanto a nivel masculino (tras no fallar entre 2000 y 2012), como femenino, que no acude a los Juegos desde Atenas 2004 cuando fue quinto. «Tener a España con el equipo completo es algo que históricamente hemos conseguido y que para los entrenadores y deportistas es el objetivo a cumplir. El equipo de rítmica logró medalla en Río y acude con ese objetivo y esa presión tan alta. Es un conjunto que es más joven, pero luchará por estar lo más arriba posible», vaticinó.

«El equipo de rítmica logró medalla en Río y acude con ese objetivo y esa presión tan alta. Es un conjunto que es más joven, pero luchará por estar lo más arriba posible» JESÚS CARBALLO

Carballo recordó lo «difícil» que es afrontar a nivel mental unas citas donde hay tanto en juego, «sobre todo en deportistas que algunos acaban de cumplir 16 y 17 años». «La presión parece que no, pero hace mella, aunque son mucho más maduros en competición de lo que dice su edad y seguro que sabrán gestionar ese estrés», insistió, antes de confiar en que la experiencia de algunos de ellos puede ayudar al resto en esos conjuntos de artística. «Hemos recuperado a Roxana Popa (que vuelve tras superar varias lesiones de rodilla), están Néstor (Abad) y Ray (Zapata), que son dos gimnastas experimentados y los combinamos con jóvenes han aprendido. Roxana es un ejemplo, ha hecho un esfuerzo y labor envidiable, porque después de varias lesiones y de estar prácticamente retirada, ha entrenado por su cuenta y cuando la hemos recuperado estaba con una gran forma y un mentalidad estable para aportar mucho a un equipo joven. Es una competición difícil y no hay que cometer fallos».

Sistema de plazas para los Juegos

Rienda, por su parte, destacó «el trabajo que hay detrás» de esta preparación ahora que «se nota ese gusanillo de que se acerca Tokio». La dirigente les pidió a los gimnastas, «gente joven mezclada con veterana», que «saquen lo que llevan dentro y estén tranquilos y disfruten con lo que hacen, porque les va a salir la competición de su vida y van a estar en lo más alto. La suerte es necesaria, pero lo que les deseamos es justicia. Sabemos que es un año determinante en el que se están jugando todas las plazas olímpicas y estaremos apoyando en todo lo que necesiten», recordó, antes de disfrutar de unas exhibiciones al aire libre en el MAN.

Hay que recordar que en Bakú se clasificarán cinco países, además de Rusia, Italia y Bulgaria, que ya obtuvieron su plaza en el anterior Mundial. Mientras, en Stuttgart obtendrán billete olímpico los nueve primeros equipos de artística, hombres y mujeres, de la ronda de clasificación que no estén ya clasificados desde el Mundial 2018 (algo que lograron China, Rusia y Japón en el masculino y Estados Unidos, Rusia y China en el femenino). En otro caso, las plazas individuales pasan por terminar entre los 12 primeros (los hombres) o las 20 primeras (las mujeres) en la ronda de clasificación del concurso completo.

Además, irán a Tokio los tres mejores de la final de cada aparato que no estén ya clasificados, pero con un máximo de tres plazas por país entre todos los aparatos. Así, se clasificarán otros 18 hombres y 12 mujeres. «Hay mucha tensión porque tenemos algo muy importante entre manos. Esperamos cumplir el objetivo», reconoce Ray Zapata, una de las mayores esperanzas de medalla, en suelo, junto a Néstor Abad en el concurso completo.

Delegación española en las distintas especialidades:

*Rítmica

-Conjunto sénior: Clara Esquerdo, Alba Polo, Ana Gayán, Victoria Cuadrillero, Sara Salarrullana y Emma Reyes.

-Individuales: Polina Berezina, María Añó, Noa Ros y Natalia García.

-Cuerpo técnico: Anna Baranova, Alejandra Quereda, Sara Bayón y Ana María Pelaz

*Artística

-Masculina, Preselección Mundial: Néstor Abad, Ray Zapata, Alberto Tallón, Joel Plata, Adriá Vera, Nicolau Mir y Thierno Boubacar.

Cuerpo técnico: Fernando Siscar, Isaac Botella y Benjamín Bango.

-Femenina, Preselección Mundial: Ana Pérez, Roxana Popa, Marina González, Cintia Rodríguez, Alba Petisco, Alba Asencio, Carla Font y Emma Fernández.

Cuerpo técnico: Lucía Guisado, Eva Rueda, Almudena San José y Pedro Mir.