Roig niega que Venta le dijera que había recibido dinero del Zaragoza

Fernando Roig Negueroles, consejero delegado del Villarreal. / irene marsilla
Fernando Roig Negueroles, consejero delegado del Villarreal. / irene marsilla

El consejero del Villarreal contradice la declaración de Javier Tebas, quien aseguró que el futbolista había confesado al dirigente de su club haber cobrado por dejarse ganar

EFE/ A. G. R.VALENCIA.

El consejero delegado del Villarreal, Fernando Roig Negueroles, afirmó que el jugador Javi Venta no le reconoció haber recibido dinero del Zaragoza en alusión al presunto amaño del encuentro del Levante y el equipo aragonés disputado en mayo de 2011. Únicamente le trasladó las sospechas acerca de un encuentro del Zaragoza. Esta conversación se produjo casi un año después del supuesto partido amañado, en la temporada 2011-2012.

Así lo señaló ayer en su comparecencia como testigo en el caso al recordar esa conversación con el futbolista Venta que había jugado numerosas temporadas con el Villarreal y en el partido bajo sospecha era de la plantilla del Levante. El deportista le habló de que se oían «cosas extrañas» sobre el club aragonés.

«Javi Venta sólo me dijo que tuviéramos cuidado porque había cosas raras. Se refería al Zaragoza sin más. Eso es lo que creo que le transmití a Tebas. Pruebas no tenía ninguna», señaló Roig Negueroles. En su denuncia, y como ratificó la semana pasada como testigo, el presidente de LaLiga, Javier Tebas, explicó que un año después de aquel partido, Roig Negueroles le había contado que Venta le había dicho que había cobrado 35.000 euros por ese choque y le confirmó que se había vendido el partido. Las versiones de ambos dirigentes discrepan en lo esencial: si Venta cobró por dejarse ganar aquel partido.

La policía admite que los informes de las apuestas no sostienen los indicios de amaño en el partido

«Venta no me reconoció haber recibido dinero del Zaragoza. Se lo dije a Tebas en privado y luego puso en mi boca cosas que yo no le había dicho», añadió el dirigente valenciano. Roig también abordó otros episodios sospechosos de Agapito Iglesias, expresidente del Zaragoza y uno de los acusados, unos días antes de ese encuentro, en la final de la Liga Europa y que lo vio «muy tranquilo». Tras librarse del descenso aquella temporada al haber ganado el encuentro ante el Levante, el Zaragoza se vio envuelto de nuevo en la lucha por la permanencia un año después, aunque Roig Negueroles recordó que «desgraciadamente» en esa ocasión el que descendió fue el Villarreal. «Hubo sospechas de todo tipo, pero no tengo pruebas. Las presentaría desde luego si las tuviese», añadió.

El directivo fue preguntado también por una de las defensas sobre una comida «con el entrenador Míchel» a la que habría asistido José Manuel Llaneza, directivo también del Villarreal. Según dijo Roig, Llaneza le contó que «en un tono jocoso, este señor (se supone que Míchel aunque no se le ha identificado) comentó que tenía una oferta del Zaragoza» y que, al parecer, alguien le había dicho: « 'tú gana algunos partidos y el resto ya me encargaré yo de ganarlos'».

El policía que dirigió la investigación del amaño del partido también declaró ayer en la vista. El agente explicó ante el juez la actuación de su unidad y la organización por parte de Interpol de seminarios europeos debido a la preocupación que ya por aquel entonces habían generado las apuestas y el posible amaño de competiciones deportivas. El especialista recordó la denuncia de Javier Tebas, presidente de la Liga, ante la Policía Nacional. Reprodujo el relato del dirigente, que les habló de la llamada del presidente del Deportivo, Lendoiro. De igual modo, insistió en que el denunciante se negó a identificar a la fuente primigenia, el futbolista que acudió a su despacho a contarle lo que tramaban sus compañeros.

El policía indicó que investigaron todos los encuentros. El del Racing-Zaragoza y también el duelo contra el Getafe, pero las pesquisas no fueron más allá. Sólo lograron vías de investigación fiables en el partido contra el Levante. De nuevo, recordó el asunto de las transferencias a jugadores del Zaragoza para que posteriormente sacaran el dinero en efectivo y se les entregara a los futbolistas del club granota

El agente admitió que se analizaron las apuestas del partido bajo sospecha. Pero ha recordado que entonces, en la temporada 2010-2011, las casas dedicadas a este negocio no eran tan colaboradoras como en la actualidad. Pese a este inconveniente, informó de que reclamaron información a un organismo de Reino Unido y la UEFA y que su dictamen fue que no había ningún indicio en las apuestas que permitiera apuntar a un amaño. El juicio prosigue hoy con más testigos.