Italia

Monchi deja de ser director deportivo de la Roma

Monchi. /Federico Proietti (Efe)
Monchi. / Federico Proietti (Efe)

Menos de dos años ha durado el periplo del de San Fernando en la entidad romanista, que afrontará una profunda reconstrucción tras la marcha también de Di Francesco y la llegada de Ranieri

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

La eliminación ante el Oporto en octavos de final de la Liga de Campeones ha provocado un auténtico terremoto en la Roma, que el jueves anunció la destitución de Eusebio Di Francesco como entrenador, puesto en el que le relevará Claudio Ranieri, y este viernes ha visto cómo quedaba roto el vínculo con Ramón Rodríguez Verdejo 'Monchi', que deja de ser director deportivo de la entidad transalpina.

Menos de dos años ha durado el periplo en la Roma del que fuera arquitecto de la mejor época del Sevilla. Al de San Fernando, golpeado por una serie de decisiones controvertidas en materia de fichajes -en su etapa se acometieron ventas como las del egipcio Mohamed Salah al Liverpool (45 millones de euros), el brasileño Alisson Becker también al Liverpool (62 millones) o el belga Radja Nainggolan al Inter de Milán (38 millones) con las que se financiaron llegadas como las del argentino Javier Pastore (26 millones, procedente del París Saint-Germain), el holandés Justin Kluivert (15 millones, procedente del Ajax) o el francés Stephen N'Zonzi (26 millones, incorporado del Sevilla)- y señalado como uno de los responsables de la mala situación deportiva que vive el club un curso después de alcanzar las semifinales de la Liga de Campeones, no le quedó más salida que acordar la rescisión de su contrato tras el despido de Di Francesco, al que había respaldado.

«El AS Roma y Monchi alcanzan un acuerdo para rescindir de manera consensuada su vínculo de trabajo», reza el comunicado oficial difundido por el equipo italiano.

«Doy las gracias al presidente, a los directivos, al cuerpo técnico, a los jugadores y a los aficionados por su apoyo. Deseo a la Roma los mejores éxitos», ha indicado Monchi en su mensaje de despedida. «Necesité un segundo para elegir la Roma, será imposible olvidarla. Daje (expresión del dialecto romano para decir 'dale') Roma!!», escribió poco después en su cuenta en Instagram.

Reconstrucción

Monchi aterrizó en la Roma en abril de 2017. Firmó un contrato de cuatro años con opción para un quinto. Atrás quedaban 17 años en el organigrama del Sevilla -15 como responsable de fichajes-, en los que condujo a los sevillistas a quince finales y nueve títulos nacionales e internacionales, incluyendo cinco trofeos de la Liga Europa. Su gestión en la entidad de Nervión arrojó grandes operaciones ya que bajo su égida llegaron futbolistas como Dani Alves, Julio Baptista, Carlos Bacca, Ivan Rakitic o Diego Perotti que se revalorizaron en el club andaluz y dejaron pingües beneficios en sus arcas años después. El nombre de Monchi ha sido vinculado en los últimos días con el Arsenal, donde de producirse su llegada se reencontraría con el técnico Unai Emery.

Las salidas de Di Francesco y Monchi y la llegada de Ranieri abren una nueva etapa en la Roma, obligada a reconstruirse. El técnico que llevara al Leicester a ganar la Premier League en 2016 ha estampado este viernes su firma como nuevo técnico. Destituido hace unos días como entrenador del Fulham, toma las riendas de un equipo que figura quinto en la tabla de la Serie A y que sufrió una humillante eliminación de la Copa de Italia a manos de la Fiorentina (7-1). Será su segunda etapa al frente el cuadro 'giallorosso', ya que le entrenó entre 2009 y 2011.

«Estamos contentos y deseamos un buen regreso a Claudio Ranieri», ha proclamado el presidente de la Roma, James Pallotta, en un comunicado. «Nuestro objetivo de esta temporada es acabar lo más alto posible en la clasificación y entrar en la Liga de Campeones. Por esta razón queremos un entrenador que conozca el club, comprenda su medio y sea capaz de motivar a los jugadores. Claudio reúne todas estas características y se mostró muy entusiasmado en el momento de aceptar el nuevo desafío», ha añadido Pallotta.