Jornada 8

El debate de la portería y las filtraciones crispan a Zidane

Zinedine Zidane, durante la rueda de prensa. / Foto: Chema Moya (Efe) | Vídeo: Atlas

«¿Indiscutible de qué? Nadie es indiscutible, ni Courtois ni nadie», replica el técnico del Real Madrid en una de las ruedas de prensa más ásperas que se le recuerdan

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Zinedine Zidane ya no despeja preguntas incómodas a golpe de sonrisa en sus ruedas de prensa. De un tiempo a esta parte, las críticas hacen mella en sus respuestas a los periodistas. Este viernes, en la víspera del duelo que medirá el sábado al Real Madrid con el Granada en el Santiago Bernabéu (16 horas), correspondiente a la octava jornada de Liga, los roces vieron elevado su nivel, con el técnico crispado a cuenta de las críticas a Thibaut Courtois, en el ojo del huracán por los dos goles recibidos en Champions ante el Brujas.

Un partido del que el guardamenta tuvo que retirarse al descanso por una gastroenteritis. El belga sigue sin entrenarse con el grupo y no estará frente a los nazaríes, lo que no impidió que la intervención del preparador girase en torno a su figura tras ser pitado el martes. «¿Indiscutible de qué? Nadie es indiscutible, ni Courtois ni nadie. Somos 25 jugadores y vamos a contar con los 25 jugadores. Es la verdad, pero tú me quieres sacar otra cosa», replicó cuando se le interpeló acerca de si el arquero mantiene su condición de intocable.

«Lo piensas tú. Lo que tengo que hacer es poner once jugadores en el campo para cada partido», contestó cuando le recordaron que en las citas de postín siempre suele apostar por su equipo tipo el marsellés, enfadado asimismo porque Deportes Cuatro revelase el jueves el código disciplinario del Real Madrid y las multas impuestas por violaciones de las normas internas como el retraso en la hora de llegada a los partidos, algo que habría sucedido con Gareth Bale el martes. «Vosotros habéis tenido información que no debéis tener. Yo voy a hablar con el jugador, pero habéis tenido información que no debéis tener», enfatizó.

«No estamos tan mal como lo que se puede hablar fuera, pero esto es el Real Madrid»

El tropiezo europeo ante el Brujas ha resucitado las dudas en torno a un equipo que no termina de ser regular pese a marchar líder e invicto en la Liga. «No estamos tan mal como lo que se puede hablar fuera, pero esto es el Real Madrid. Nos centramos en lo que podemos hacer en el campo», aseguró Zidane. Pero el tono de sus intervenciones dejó claro que no es ajeno a las críticas.

Niega que haya jerarquías

Ataques que tienen un blanco principal, Courtois, al que defendió el mismo día en que el Real Madrid sacó un comunicado para desmentir que al cancerbero se le diagnosticase un cuadro de ansiedad tras el partido contra el Brujas, del que se retiró al descanso entre los silbidos de la afición local. «Injusto o no es lo que hay. Él lo sabe, es fuerte. La primera parte del otro día es de todos. No hay que dar más vueltas sino pensar en el próximo partido que es mañana», intentó atajar Zidane, que incidió en que el ex del Chelsea «no es el único ni el principal responsable de lo que pasó» en la primera parte ante el conjunto belga y recordó que antes de ese duelo su equipo venía de encadenar tres choques con la portería a cero, aunque en uno de ellos fue Alphonse Areola quien estuvo bajo palos.

«Courtois no es el único ni el principal responsable de lo que pasó»

Reconoció Zidane que Courtois «estaba mal» antes del enfrentamiento contra el Brujas, «revuelto», pero aseguró que pese a ello «el jugador puede jugar». Lo hizo y su actuación no hizo sino resucitar la dicotomía sobre la portería pese a que él aseguró la pasada campaña que no habría dudas sobre esa demarcación en la presente. «Aquí siempre hay debate. Diga yo una cosa u otra siempre va a ver debate. Tengo 25 jugadores y voy a contar con todos. Esto es lo que dije y siempre lo voy a decir. Courtois es uno de ellos», cortó este viernes.

Tuvo buenas palabras para Areola, que partirá de inicio frente al Granada. «Es un gran portero como Thibaut. Tenemos a dos buenos porteros y ya está», manifestó Zizou, que negó que haya «una jerarquía». «Cuando tenemos una plantilla como la nuestra y yo soy el entrenador no podemos decir que un jugador es más importante que otro. Cada jugador sabe dónde está. Mis jugadores tienen ganas de jugar y de aportar. Soy yo el que decido y los jugadores tienen que estar preparados. Hay jugadores que van a jugar más que otros, eso es normal, pero todo puede cambiar», sostuvo.

Examen recurrente

Afrontará Zidane un nuevo examen ante el Granada, como él mismo reconoció. «No es necesario decírmelo. Yo sé dónde estoy y no va a cambiar. Este cargo de entrenador es así, pero yo voy a pelear hasta el último día porque me gusta lo que hago, me siento capaz y ya está. Del resto no puedo hacer nada», proclamó el francés, que pidió a sus futbolistas «reaccionar cada uno para el bien del equipo».

«Sé dónde estoy y no va a cambiar. Este cargo de entrenador es así, pero yo voy a pelear hasta el último día porque me gusta lo que hago, me siento capaz y ya está»

Para el partido de este sábado no podrá contar con Marcelo, al que se le ha diagnosticado una elongación en el bíceps femoral de su pierna derecha que le impidió trabajar este viernes con sus compañeros. La baja del brasileño le deja sin laterales izquierdos ya que Ferland Mendy también está en el dique seco como Nacho, que jugó en esa posición ante Atlético y Brujas. Zidane baraja como alternativa desplazar a Militao a ese costado pero no a Bale. «Es defensa, ha jugado en esta posición, también de lateral derecho, y es una posibilidad», dijo del brasileño tras afirmar con rotundidad que no había pensado en la opción de retrasar el galés para la posición en la que comenzó a despuntar con el Tottenham.

Zidane ofreció su convocatoria para el partido a última hora de la tarde del viernes y dejó fuera a Vinicius y Lucas Vázquez, mientras que entró Rodrygo, que fue la gran novedad del técnico francés.