Primera

Roures cree que limitar los derechos a tres años impide la expansión de la Liga

Jaume Roures, socio fundador de Mediapro. /Afp
Jaume Roures, socio fundador de Mediapro. / Afp

El socio fundador de Mediapro cree que se debería revisar «por el bien del sector» contratos de mayor duración y avisa que la ruptura con Real Madrid no afectará a ningún trabajador de la cadena

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Jaume Roures, socio fundador de Mediapro, analizó en el Foro de la Nueva Comunicación varios asuntos de actualidad, muchos de ellos vinculados con el fútbol. Primero recordó que Mediapro va «a emitir en España el Mundial de Catar de 2022», año en que «va a haber una especie de coitus interruptus» porque «se parará La Liga y nos quedaremos sin fútbol», de forma que «ese Mundial va a ser de alguna manera especial por las fechas y el contenido». Después destacó que se han hecho con los derechos de la Ligue 1 (donde considera hay «4 equipos históricos europeos que no están aprovechando todo su potencial») para cuatro campañas y por diez años de la Liga canadiense.

Eso le dio pie a una reclamación sobre los derechos audiovisuales del Campeonato de Liga de Primera y Segunda División de LaLiga española, limitados a sólo tres años por el Tribunal de la Competencia, y que desde la 2019-2020 a la 2021-2022 son de Telefónica. «Los derechos que sean cada tres años limita el desarrollo de la Liga. Es irrisorio. Se debería revisar por el bien del sector», lamentó ante la presencia de Javier Tebas, presidente de LaLiga.

Tebas alaba a su socio

De hecho el propio Tebas alabó en una intervención espontánea a su socio por la internacionalización de la compañía y la difusión del fútbol fuera de España. «Estamos muy orgullosos de colaborar con Mediapro en nuestros proyectos, ha transformado cómo se ve el fútbol. Ya no sólo ha estado comprando La Liga española, sino que ha entrado en Francia con valores importantísimos o en Italia. En España a veces da la sensación de que hemos hecho a Mediapro, pero en el mundo nos quieren», dijo el mandatario de la patronal antes de dar pie al fundador de Mediapro sobre la inclusión de China en el accionariado de la compañía mediante Orient Hontai. «Es un fondo de inversión, no quieren gestionar nada. Buscan sacarle rentabilidad. Nos da una fortaleza brutal. No me preocupa el peligro amarillo», dijo con una curiosa normalidad antes de destacar que «están a la vanguardia y debemos mirarlos sin aprehensión. Son una sociedad desarrollada en un contexto difícil».

En el plano económico sobre su empresa Roures señaló que ahora que cumple 25 años Mediapro (con más de 6.500 profesionales y que está produciendo «16 ligas del fútbol en el mundo) está convencido de que superaremos los 2.000 millones de facturación» el próximo año antes de destacar que trabajan «con la Liga en desarrollar un apartado que los operadores han dejado de lado que llamamos la exhibición pública, los bares, restaurantes y hoteles. Ahí se aglutina la mitad de la audiencia del fútbol en España», recordando la importancia la lucha contra la piratería desarrollada por Mediapro, que espera «que a corto y medio plazo den su resultado».

Roures se mostró optimista para hacerse con los derechos de retransmisión de la Serie A (liga italiana), para lo que «estamos trabajando fuertemente» y también recordó que «vamos a producir y difundir los Juegos Panamericanos que se celebrarán el Lima (Perú) entre el 26 de julio y el 11 de agosto, donde «desplazaremos 600 personas y 16 unidades móviles» porque «para Latinoamérica es una competición importantísima» antes de destacar que Mediapro desarrolla un «área de investigación e i+d» que trabaja en «realidad virtual e inteligencia artificial», al tiempo que presumió del desarrollo de los 'e-sports' que se hace desde su compañía con «la única plataforma que existe» para estos videojuegos.

La ruptura con Real Madrid TV

Además, Roures explicó que la ruptura con el Real Madrid no supondrá pérdida de empleos ya que los trabajadores del canal de TV serán absorbidos por los nuevos gestores del consorcio entre Telefónica y Supersport (productora participada por Mediaset y liderada por J. J. Santos y Manu Carreño) que ganaron el concurso público. «En junio acabaremos el contrato con Real Madrid Televisión. Hará 20 años que hacemos el canal y creo que hemos hecho en todas las fases de esos años el mejor producto posible y que retratase fielmente lo que es el Madrid y el madridismo», expresó antes de recordar los «grandes profesionales» que hay en un canal en el que «nadie irá a la calle». Eso sí, dejó un recado al club: «Como les he explicado, un canal como Real Madrid TV no tiene espacio en la televisión en abierto. Su audiencia se corresponde con la misma gente que pagaba cinco euros al mes para ver ese canal del Real Madrid o el del Barça».

Confirma la grabación de la nueva película de Woody Allen en Euskadi

Jaume Roures, en ese mismo acto celebrado en el Casino de Madrid, anunció que el cineasta neoyorquino Woody Allen grabará el próximo mes de julio una nueva película de Woody Allen con su productora, con la que trabajan «desde hace 14 años. Le respetamos a él y a su cine. Creo que si alguien ha diseccionado bien nuestras sociedades y complejos es Woody», dijo antes de no querer entrar en detalles sobre el reparto de la futura producción. «Los directores son muy recelosos», dijo antes de confirmar que habrá «alguna estrella española y hay alguna estrella norteamericana» en un film que se comenzará a rodar en julio en Euskadi, que «en verano se recibe a mucha gente y hay muchas fiestas» populares.

Por último, quiso negar algún tipo de problema personal con Antonio García Ferreras, radicado en la negativa de Atresmedia a emitir el documental sobre las cloacas de Interior que, según él, «por A o por B, en ninguna de las cadenas de fuera de Cataluña y Euskadi se ha emitido», algo que atribuye a «un concepto restrictivo de la libertad de expresión. Esconder las cosas no hace madurar las sociedades», dijo antes de recordar que, siempre ha dicho estar «a favor del derecho de autodeterminación de los pueblos. No sé si el referéndum es de autodeterminación, pero creo que los catalanes tienen derecho a expresarse, como si se convoca un referéndum a escala de Estado (...) Cuanto más se tarde, la situación siempre empeora. No es bueno dejar pudrir los problemas».