Real Madrid

Cada sonrojo aumenta la lista de altas y bajas blancas

Zidane y Betoni observan a Keylor Navas/EFE
Zidane y Betoni observan a Keylor Navas / EFE

Hazard no oculta que llegará al Real Madrid mientras que Keylor Navas ya sabe que tendrá que buscarse un nuevo destino

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

En menos de 12 meses el Real Madrid ha conseguido lograr dos registros históricos: el primero positivo en Kiev, al sumar tres Champions consecutivas, y el segundo negativo en Anoeta al certificar sus peores datos en Liga de este siglo. Las 11 derrotas, sumadas a las seis de las otras competiciones, convierten la temporada actual del Real Madrid en la peor del siglo y sólo comparable con la posterior a la deseada 'séptima', la 1998-99.

Ambos ejercicios tienen en común que comenzaron con un técnico que suplió al que había logrado la 'orejona' (José Antonio Camacho y Julen Lopetegui), que no llegó a diciembre para pelear por un Mundial de Clubes ganado (entonces por Guus Hiddink ahora por Santiago Solari) y que después del fracaso en Copa fue relevado ya casi en primavera (entonces llegó John Benjamín Toshack y ahora Zinedine Zidane).

El equipo madridista, que sólo ha ganado 21 partidos en la Liga y ha encajado la friolera de 44 goles, sigue en caída libre, está a 18 puntos del Barcelona y no ha ganado un partido fuera de casa desde hace dos meses tras visitar Leganés, Getafe, Valencia, Vallecas y San Sebastián. Si no es capaz de ganar el domingo al Betis en el Santiago Bernabéu (12:00 horas) cerrará la Liga con 18 derrotas, a sólo una de las 19 registradas en el peor ejercicio de la historia del club (1984-85).

Las 11 derrotas, sumadas a las seis de las otras competiciones, convierten la temporada actual del Real Madrid en la peor del siglo

Cada derrota ha ido vinculada a un sonrojo en la que muchos futbolistas han salido mal parados. En San Sebastián no solo Marcelo volvió a quedar marcado sino que jugadores como Toni Kroos, Isco o Marco Asensio ofrecieron un nivel muy pobre incluso antes de la roja vista por Jesús Vallejo. Varios de ellos pueden tener complicado seguir en el club, algo que ya imagina Gareth Bale (que volvió a quedarse fuera de la lista y no cuenta para Zidane) y que ya sabe Keylor Navas, que fue informado antes de viajar a Donosti de que no hay sitio para él en el nuevo proyecto del Real Madrid.

Tal y como ha informado laSexta, y ha podido confirmar este medio fue el propio Zidane el que le informó de la decisión, en la que la postura del club apostando por la continuidad de Thibaut Courtois (más joven y con proyección pese a los 48 goles encajados en la campaña) ha tenido mucha importancia.

El domingo a las 12.00 horas parece que será el último partido de Keylor con el Real Madrid, que apuesta por la juventud de Courtois y cuenta con el prometedor Lunin

Navas encajó por sorpresa la medida, aunque era consciente de que la juventud del belga y la cesión de Lunin complicaba sus planes de futuro en un club donde ha conseguido tres Copas de Europa, cuatro Mundiales de Clubes, tres Supercopas de Europa y una Liga. El domingo, en principio, jugará su último partido con un equipo llamado a mutar este verano.

Hazard, tras la final de Bakú

El club, además, ya trabaja en los nombres que llegarán. El más avanzado es Eden Hazard, que ya no oculta que dejará Londres para fichar por el Real Madrid. El belga, en Boston con su equipo para disputar un amistoso ante New England Revolution, reconoció después del 0-0 en Leicester antes de viajar a Estados Unidos que ya ha tomado su decisión y que el Chelsea la conoce. «Sí, hace un par de semanas. He tomado una decisión. Tenemos una final por delante, luego ya veremos», dijo aunque no anunciará públicamente su salida del club inglés (a cambio de 100 millones de euros) antes de la final de la Europa League, que el Chelsea disputa el miércoles 29 de mayo en Bakú contra el Arsenal.

Hazard se despidió de los aficionados del equipo londinense en el último duelo en Stamford Bridge ante el Eintracht y también con los desplazados a Leicester, a los que lanzó besos tras disputar los últimos 21 minutos del partido.

Su entrenador Maurizo Sarri, que no tiene tampoco asegurada seguir en el banquillo, no oculta que su continuidad es algo casi imposible. «Por supuesto, espero, como hincha del Chelsea, que se quede con nosotros, pero por ahora no lo sé. Sé muy bien que Eden ha tratado de dar lo mejor durante sus siete temporadas en el Chelsea. Lo ha hecho muy bien, convirtiéndose en uno de los tres mejores jugadores del mundo, por eso creo también que hay que respetar su decisión», añadió el italiano.

También cerró la Premier con aire de decepción Paul Pogba, el otro deseado por Zidane, y que además se encaró con algunos aficionados en Old Trafford tras la derrota con el descendido Cardiff con el que los 'diablos rojos' cerraron una campaña para olvidar.

La prioridad del equipo mancuniano es dar salida a Alexis Sánchez, el que más cobra de la plantilla, después de quedarse fuera de Champions, lo que implicará una bajada de salario colectiva del 25%.