Mercado de fichajes

Yerry Mina y André Gomes se van al Everton

El colombiano Yerry Mina. /Toni Albir (Efe)
El colombiano Yerry Mina. / Toni Albir (Efe)

El Barcelona traspasa al colombiano por más de 30 millones de euros y cede al portugués, que nunca respondió a las expectativas en la ciudad condal

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Yerry Mina y André Gomes jugarán en el Everton. El Barcelona ha oficializado el traspaso del colombiano al conjunto inglés poco antes del cierre del mercado en la Premier, así como la cesión del centrocampista portugués. Los 'toffees' pagarán 30,2 millones al Barcelona más 1,5 millones en variables para hacerse con los servicios del central, que llegó al cuadro azulgrana el pasado invierno desde el Palmeiras. La escuadra catalana se reserva además una opción de recompra por el futbolista. En el caso de André Gomes, abonarán 2,5 millones de euros para que juegue un año en calidad de cedido y se harán cargo de su ficha. Los dos futbolistas coincidirán en el Everton con el lateral francés Lucas Digne, traspasado también por el Barcelona este verano por 20,2 millones de euros más 1,5 en variables.

No hay dudas de que el Barcelona ha hecho un negocio redondo desde el punto de vista económico con Yerry Mina. Lo incorporó hace siete meses tras pagar 11,9 millones de euros al Palmeiras y lo vende ahora por más de 30 millones. El zaguero, que se había comprometido por cinco campañas y media con la entidad de la ciudad condal, sólo llegó a disputar seis partidos como azulgrana, cinco de Liga y uno de Copa del Rey. Aterrizó para suplir la marcha del argentino Javier Mascherano al fútbol chino y se convirtió en el cuarto central de la plantilla del equipo que entrena Ernesto Valverde, demarcación en la que Gerard Piqué y Samuel Umtiti ostentan la condición de titulares y en la que se desempeña también el belga Thomas Vermaelen, así como Clément Lenglet, incorporado este verano procedente del Sevilla.

Sin embargo, la notable actuación de Yerry Mina en el Mundial de Rusia, donde marcó tres goles con la selección colombiana, le convirtió en objeto de deseo tanto del Everton como del Manchester United, que pugnó hasta el último momento por sus servicios. También peleó por el colombiano el Olympique de Lyon, pero finalmente han sido los 'toffees' los que han acabado llevándose el gato al agua y podrán contar con el defensa para afrontar una temporada en la que el Everton necesita dar un salto tras su decepcionante campaña 2017-2018 en la Premier.

Equilibrio en las cuentas

En ese salto de calidad deberá colaborar también André Gomes, un futbolista que ha pasado por un auténtico calvario desde que llegó al Barcelona hace dos temporadas procedente del Valencia. El conjunto azulgrana pagó alrededor de 37 millones de euros por el centrocampista, por el que se interesó también el Real Madrid. Venía de completar dos excelentes campañas en el Valencia. Pero en la ciudad condal nunca logró responder a las expectativas. Disputó 47 partidos en su primer curso en Can Barça, en los que marcó tres goles. Pero la hinchada perdió pronto la paciencia con el luso. En su segunda temporada bajó aún más su rendimiento, reduciéndose su presencia a 31 partidos, sólo doce de ellos como titular.

André Gomes perdió la confianza y se sumió en un auténtico calvario emocional. «No me siento bien en el campo, no estoy disfrutando de lo que puedo hacer», admitió en una entrevista concedida a la revista 'Panenka' en la que dejó claro el pozo psicológico hacia el que se había precipitado. «Los primeros seis meses fueron bastante bien, pero luego las cosas cambiaron. Quizá la palabra no sea la más correcta, pero se volvió un poco infierno, porque empecé a tener más presión», confesó el internacional portugués.

Su inseguridad era palpable cada vez que saltaba al campo y entraba en contacto con la pelota. «Pensar demasiado me hace daño. Porque pienso en las cosas malas y, después, en lo que tengo que hacer, y voy siempre a remolque. Aunque mis compañeros me apoyan bastante, las cosas no me salen como ellos quieren que salgan», declaró a 'Panenka'. La situación llegó a tal punto que, según, reveló, tenía «miedo de salir a la calle». En el Everton buscará André Gomes reencontrarse con su fútbol tras verse excluido del Mundial de Rusia por el seleccionador luso, Fernando Santos.

Con las salidas de Yerry Mina y André Gomes, el equipo que entrena Ernesto Valverde sigue aligerando su plantilla. Este verano se había concretado ya la venta de Gerard Deulofeu al Watford a cambio de 13 millones de euros más cuatro en variables, así como el traspaso de Aleix Vidal al Sevilla por 9 millones de euros y otros dos en variables. El Barça cedió además al brasileño Paulinho al Guangzhou Evergrande chino, que asumió una obligación de compra por la que tendrá que pagar más de 50 millones de euros antes del 31 de dicembre. A todo ello se suma la marcha de Andrés Iniesta al Vissel Kobe japonés y la cesión del lateral brasileño Douglas Pereira al Sivasspor turco hasta final de temporada.

De este modo, el cuadro azulgrana ha logrado equilibrar prácticamente su balance de ingresos y gastos por la compraventa de futbolistas este mercado estival. Un periodo en el que la entidad que preside Josep Maria Bartomeu ha acometido incorporaciones por valor de 125,9 millones de euros -Malcom (41 millones), Lenglet (35,9), Arthur (31) y Arturo Vidal (18), una cifra que se ve compensada por los 124,2 millones que ha ingresado por todas las salidas si se colocan en la ecuación los 50 millones que tendrá que ingresarle el Guangzhou Evergrande antes de que termine el año y cuando aún quedan por resolver las posibles marchas de jugadores como Paco Alcácer, Jose Arnaiz, Marlon o Munir El Haddadi.

Fotos

Vídeos