Jornada 32

El niño atlético disfruta del Zamora y la pegada

Griezmann, celebra el tanto conseguido ante el Celta. / Javier Barbancho (Reuters)

El Celta se estrelló con Oblak en el arranque y terminó castigado por la inspiración de Griezmann y Morata

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Después de un 2019 con varios disgustos, el Atlético hizo sonreír a sus aficionados más jóvenes. La climatología acompañó para que los más pequeños hinchas del Atlético disfrutasen del 'Día del Ñiño' rojiblanco. Un sol radiante que les permitió disfrutar de las actividades previas antes de un partido que durante muchos momentos fue lo menos divertido de la jornada por los alrededores del Metropolitano. El Atlético, pese a saber que el Barcelona había perdido dos puntos en Huesca, compareció sin otra pretensión que no fuera llevarse los puntos para certificar el segundo puesto - que permite jugar la nueva Supercopa- y sacar una sonrisa a su afición.

Quizá por ello Cholo, al que le cantaron desde el primer minuto para que no haya dudas de que no existen fisuras en torno al líder, optó por mantener la pareja de centrales del filial en vez de hacer debutar a Nehuén Pérez pese que los cuatro centrales de la primera plantilla no estaban disponibles. A sus costados los eternos Juanfran y Filipe, como en los primeros y gloriosos meses de la era Simeone, que llegaron desde los costados poniendo balones al área chica que nadie embocó. El equipo optó por tener la pelota lejos del área y así evitar poner en problemas a los más jóvenes.

El otro título al que aspira como colectivo el equipo rojiblanco es renovar, por cuarto año consecutivo, el Zamora de Jan Oblak, su jugador más regular en lo que va de campaña. El Celta, pese a que era un manojo de nervios sacando la pelota desde atrás, tuvo opciones para batir al meta y complicarle el galardón, que ahora mismo lidera con 21 goles en 32 partidos (una media de 0,65 por encuentro).

2 ATLÉTICO

Oblak, Juanfran, Toni Moya, Montero, Filipe Luis (Arias, min. 71), Saúl, Rodri, Koke, Vitolo (Morata, min. 62), Correa y Griezmann (Víctor Mollejo, min. 90)

0 CELTA

Rubén Blanco, Hugo Mallo, Cabral, Araujo, Olaza, Lobotka, Okay (Fran Beltrán, min. 83), Emre Mor (Pione Sisto, min. 65), Boudebouz, Boufal (Jensen, min. 86) y Maxi Gómez

GOLES
1-0: min. 41, Griezmann. 2-0: min. 74, Morata.
árbitro
De Burgos Bengoetxea (Vasco). Amonestó a Boudebouz, Juanfran, Olaza, Griezmann
INCIDENCIAS
Jornada 32 de Liga 18/19. En torno a 58.000 espectadores en el Wanda Metropolitano, mucho de ellos menores ya que el club celebraba el 'Día del Niño'. En el minuto 70 se mostró una pancarta desde uno de los fondos:'Niños rojiblancos, rebelde y orgullosa minoría'.

Su doble parada en el inicio, primero a Maxi tras rozar en Montero y después la chilena a bocajarro Boudebouz aprovechando su rechace, provocaron que parte de la grada se pusiese de pie a aplaudir y que los más perezosos se sumasen al cántico habitual tras una actuación del portero: 'Obi, Oblak cada día te quiero más'. Un cántico que han aprendido también ya los más jóvenes, acostumbrados a que el '13' saque manos milagrosas en las llegadas del rival, y que se volvió a escuchar a la media hora, cuando dejó otro paradón a remate ajustado de Boufal.

Un 'Principito' sonriente

Oblak ha sujetado muchas veces con sus actuaciones al Atlético, al que transmite una sensación de seguridad tremenda, para que golpease después en el momento ideal. Y así volvió a pasar. Griezmann, que ya lo había intentado en jugada desde la misma posición con un golpeo demasiado alto y sin efecto. No fue así la falta. Se apartaron dos compañeros rojiblancos situados estratégicamente en la barrera y su zurdazo entró por esa zona pegada a la escuadra. Lleva 3 de 11 en golpes francos esta campaña y 7 de 31 desde que está en el Atlético. No es Messi, pero no está nada mal. Corrió a abrazarse con Adán, el suplente que vive a la sombra de las actuaciones del héroe esloveno que protege los palos del club atlético.

Griezmann se abraza con Adán después de anotar el 1-0
Griezmann se abraza con Adán después de anotar el 1-0

El Celta le ponía voluntad, pero a veces le faltaba precisión en los metros finales para generar mejor opciones. Entró Morata al césped por Vitolo, entre aplausos y alguna sonrisa ya que el speaker modificó el orden del sustituto y el sustituido. Sí acertó cuando entró Arias al campo, lo que movió de lado a Juanfran mientras el Celta seguía mostrando demasiada ansiedad en los metros finales. Pese a que buscaba el empate, en un estadio que sacaba pecho por el 'Coraje y Corazón' de unos 'niños rojiblancos' a los que considera 'rebelde y orgullosa minoría', recibió en un contragolpe el 2-0 que le dejó hundido.

El Atlético acabó el partido con 7 futbolistas que pasaron en algún momento por su cantera: Montero, Moyá, Koke, Rodri, Saúl, Mollejo y Morata

Rodrigo, que completó un clinic de cómo manejar los tiempos del partido, recuperó la bola para prolongar hacia Morata convirtiendo un ataque rival en una contra genial ya que Griezmann le devolvió la pared al delantero madrileño, que gracias a su velocidad se plantó ante Rubén y le dribló para anotar a puerta vacía. El francés, ya con el asunto liquidado, tuvo la opción del 3-0 pero tampoco se estresó -se le vio saludar muy sonriente en algunos momentos del duelo antes de irse por Mollejo- porque el doble objetivo atlético, aunque sea algo secundario, está más cerca. La afición del presumible subcampeón, que acabó con 7 futbolistas que pasaron en algún momento por su cantera, podrá volver a presumir de Zamora.

Más información