Dieciseisavos | Vuelta

Luctuosa clasificación europea en Bilbao

Luctuosa clasificación europea en Bilbao

El Athletic supera ronda con dificultad ante el Spartak en una noche trágica en la que un ertzaina falleció en los incidentes previos al partido en los aledaños de San Mamés

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENBilbao

El Athletic estará este viernes en el bombo de octavos de la Europa League después de apear como se esperaba al Spartak, más gracias al 1-3 de la ida que al 1-2 de San Mamés, en una tarde noche de luto en Bilbao, ciudad que normalmente está emocionada cuando el Athletic compite en Europa. Un agente de la Ertzaintza de la brigada móvil (antidisturbios de la policia vasca) e identificado como I.A., de Ermua y de la 12ª promoción, falleció en el Hospital de Basurto de un infarto tras una batalla campal sucedida dos horas antes del inicio del encuentro dejando en un segundo lado todo lo que pasó en el césped. El deporte debe ser ocio, no un lugar de violencia y miedo. Ahora mismo, vuelve a ser un lugar al que ciertos violentos comparecen para provocar el caos e incluso la muerte.

Se preveían incidentes en Bilbao por la presencia de ultras violentos entre los seguidores rusos y, lamentablemente, sucedieron. El agente no logró reponerse de la parada cardiorrespiratoria sufrida en los aledaños de San Mamés, después de una jornada en la que hubo algunos colegios que se vaciaron para evitar que los niños sufrieran problemas, calles cortadas e incluso bares cerrados por la recomendación policial de no servir botellas ni vasos de vidrio. Bilbao fue este jueves una ciudad extraña, con un despliegue policial de otras épocas (500 ertzainas, 100 policías y 200 vigilantes privados).

Un estadio silencioso

Con ese panorama, el Athletic saltó al césped ante una afición, la que decidió ir al campo pese a la psicosis y el frío, que convivía con una sensación rara. La de sentirse virtualmente clasificado por el 1-3 de la ida, viendo a los suyos lucir de negro pese a ser locales y temerosa de un equipo que le está dando más disgustos que alegrías.

1 Athletic

Herrería, Lekue, Yeray, Etxeita, Saborit, Iturraspe, Rico (San José, min. 53), De Marcos, Raúl García (Aduriz, min. 83), Susaeta y Williams (Córdoba, min. 92).

2 Spartak de Moscú

Selikhov, Eschenko, Tasci (Kutepov, min. 10), Bocchetti, Kombarov, Pasalic (Melgarejo, min. 73), Glushakov, Zobnin, Hanni (Ze Luis, min. 58), Promes y Luiz Adriano.

Árbitro:
Tobias Stieler (Alemán). Amonestó a Bocchetti, Eschenko, Glushakov, San José, Aduriz, Kombarov.
Goles:
0-1: min 44, Luiz Adriano. 1-1: min, 56, Etxeita. 1-2: min, 85, Melgarejo.
Incidencias:
San Mamés. Vuelta de los 1/16 de final de la Liga Europa. Algo más de 40.000 espectadores, en torno a 2.500 del Spartak. En los prolegómenos del encuentro se produjeron altercados entre los radicales de ambos equipos y terminó con un agente de la Ertzaintza fallecido tras no superar un infarto. Al menos cinco detenidos y tres heridos.

La ausencia de Aduriz en el once provocaba aún más recelos en una parroquia que se ha enfriado con la mudanza. Es una realidad, algo que también está notando el Atlético en el Metropolitano. Tuvo una buen ocasión Raúl García de cabeza, pero apretaba más el Spartak. El gran Glushakov, el mejor ya en la ida, probó desde lejos y Zobnin obligó a Herrerín a entrar en calor. Promes rozó el gol en una buena internada pero su zurdazo se fue saludando el poste. Sólo se oían los cánticos de la esquina visitante. Un gol podía generar una miedo excesivo teniendo en cuenta la renta. Y, como se temía, llegó al filo del descanso con un buen cabezazo de Luis Adriano a pase de Kombarov, que aprovechó la autopista del costado derecha local pese a que De Marcos estaba ayudando a Lekue. Lo peor fue ver a Raúl García cojeando por una dura entrada.

Miedo al rídiculo

Los nervios por el estado del ertzaina gravemente herido, más que por el posible ridículo, monopolizaron el entreacto. La noticia de su fallecimiento quitó el hambre a los presentes, otros comían de manera compulsiva. En el partido, nada más comenzar la segunda mitad se encendieron bengalas en la zona donde estaban los ultras dentro del grueso de hinchas visitantes. El estadio comenzó a silbar, con las personas ajenas al juego. Entró San José por un lesionado Mikel Rico. Williams tuvo la opción de poner el 1-1 que hubiese calmado los ánimos pero la mandó la tribuna. Lo logró Etxeita, con un cabezazo tras un rebote después de una buena internada de Saborit.

Más información

El central pidió después penalti por una entrada de Kombarov, cuando quedaba media hora para cerrar un partido que se quedó abierto de par en par cuando Melgarejo superó con una vaselina a Herrerín a cinco minutos del final. La afición pasó a gritar de pánico con cada acción visitante que rondaba el área local. Los más agoreros rememoraron el rídiculo sufrido con el Formentera, ya que un gol mandaba el asunto a la prórroga. Esta vez los ‘leones sujetaron el botín en la prolongación, tras la cual se vieron algunos pañuelos en la grada. Este partido, que confirma todos los preocupantes problemas futbolísticos del Athletic de Ziganda, sólo pasará al recuerdo, por desgracia, por el fallecimiento del policía vasco que estaba presente en la locura violenta que rodea al fútbol. Descanse en paz.

Fotos

Vídeos