Octavos

El Barça se pelea con el gol en el peor momento

Luis Suárez se lamenta tras una ocasión desperdiciada en Lyon/EFE
Luis Suárez se lamenta tras una ocasión desperdiciada en Lyon / EFE

Marcar sólo un tanto, y de penalti, en los tres últimos partidos oficiales evidencia la falta de frescura en los últimos metros, con un Luis Suárez irreconocible y gafado en Europa

P. RÍOSBarcelona

En el tiempo que Ernesto Valverde lleva en el banquillo, unos 20 meses, el Barça ha recibido críticas crecientes por supuestamente alejarse del estilo, según el gusto de los románticos que añoran el fútbol de los equipos de Johan Cruyff y Pep Guardiola como si fuese fácilmente repetible. Han llovido 'palos' por la falta de confianza en la cantera. No se han entendido apuestas continuadas del técnico como la de Arturo Vidal. Incluso a veces se ha puesto en duda el nivel físico de los jugadores o la actitud defensiva del colectivo. Pero nunca faltó gol, salvo en un día muy puntual que se pagó carísimo: en Roma.

Sin embargo, ahora que jugadores importantes como Gerard Piqué y Sergio Busquets atraviesan un gran momento de forma y el equipo ha recobrado la solidez como bloque, está sucediendo lo inexplicable en una plantilla que tiene a Leo Messi y Luis Suárez: no hay gol. Y no marcar en Lyon (0-0) en la ida de octavos de final de la Liga de Campeones es muy peligroso de cara a la vuelta del próximo 13 de marzo. Cualquier empate con goles le dejaría fuera de los cuartos de final.

Pero no hay que mirar tan lejos. El Barça se juega la Liga y la Copa en tres desplazamientos consecutivos de vértigo a Sevilla, el primero, y Madrid, con sendas visitas al Bernabéu. Necesita recuperar la puntería perdida, con sólo un gol, y de penalti, en los tres últimos partidos ante Athletic (0-0), Valladolid (1-0) y Lyon (0-0). En lo positivo, el equipo no ha encajado goles. Pero en lo negativo, más allá del cero merecido en Bilbao, no ha sabido definir en unas 50 ocasiones creadas. No es una exageración. En Lyon fueron 25 disparos a portería, pero sólo unos cinco entre los tres palos de un felino Lopes.

Suárez no marca lejos de Barcelona en Champions desde septiembre de 2015 por lo que acumula 24 horas sin hacer gol a domicilio en Europa

Aunque todos culpan a Luis Suárez, que encadena 16 partidos a domicilio sin marcar en Europa, concretamente desde septiembre de 2015 en Roma (semanas después del título en Berlín), la responsabilidad del gol debería ser cosa de todos en el Barça. Sucede lo contrario. A Messi se le busca de forma obsesiva en el momento de dar la asistencia definitiva y los rivales ya están preparados. Además, el argentino sí está acusando el desgaste en esta fase del curso y le falta frescura en la definición.

Lo de Luis Suárez es distinto. Cuando la ansiedad se apodera de él y su físico le da problemas, parece un jugador vulgar que tropieza con el balón en lugar de rematar. Messi, en cambio mantiene la dignidad y la elegancia incluso cuando no acierta: falla con clase.

Cuatro empates en cinco últimos duelos

El Barça viajará a Sevilla totalmente atascado, con cuatro empates en los últimos cinco partidos oficiales y una única y sufrida victoria ante el Valladolid. Valverde debería hacer rotaciones numerosas, pero no está claro si se atreverá. Samuel Umtiti, aunque no tuvo minutos en Lyon, ya debería estar en condiciones de alternarse con Clément Lenglet en el central zurdo.

«Estoy contento con todo el equipo y también con el esfuerzo que ha hecho Luis Suárez» ERNESTO VALVERDE

Pero André Ter Stegen (con Jasper Cillessen lesionado), Piqué (Jeison Murillo no seduce a Valverde), Jordi Alba (sin competencia), Busquets (distinto a todo el mundo), Iván Rakitic (incombustible), Messi (obvio) y Luis Suárez (inexplicable viendo su rendimiento) son fijos. Sergi Roberto y Semedo, aunque en Lyon jugaron juntos con el primero en la media, sí tienen permiso para darse relevos en el lateral derecho, como Vidal y Aleñá en el centro del campo a la espera de Arthur u Ousmané Dembélé y Philippe Coutinho en el tridente, aunque el brasileño comienza a tener muchos detractores por su aparente apatía.

En la vuelta el Lyon recuperará al sancionado Nabil Fekir, su mejor jugador y máximo goleador de la plantilla con 11 tantos entre todas las competiciones oficiales

Valverde no dramatiza, valora que las ocasiones se crean, pero reconoce que el 0-0 será peligroso por el descaro del Lyon, que recuperará al sancionado Nabil Fekir, su mejor jugador y máximo goleador de la plantilla con 11 tantos entre todas las competiciones oficiales. También defiende a Luis Suárez «por lo mucho que nos da». Efectivamente, lo da todo en físico y actitud. Se vacía. Pero ya no es un chaval y quizás debería centrarse en un gol por el que el Barça suspira.