Semifinales | Ida

El Leganés resiste a un Sevilla notable

Siovas anota ante Sergio Rico. /EFE
Siovas anota ante Sergio Rico. / EFE

Los goles de Muriel y Siovas auguran una vuelta de alto voltaje

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

El Sánchez-Pizjuán dictará sentencia. Leganés y Sevilla mantienen intactas sus opciones de estar el próximo 21 de abril en la final de Copa que albergará el Wanda Metropolitano tras un vibrante choque en Butarque en el que los hispalenses tuvieron contra las cuerdas a su inexperto pero corajudo adversario durante el primer tiempo, pero en el que acabó sufriendo también en sus propias carnes el espíritu indomable de un conjunto que tras noquear a dos rivales de tanto tronío como Villarreal y Real Madrid, sigue soñando con alcanzar la mayor gesta en sus 90 años de modesta historia. Los goles de Muriel y Siovas auguran un duelo no apto para cardíacos la próxima semana.

Salió fuerte el Sevilla, muy ordenado y con una efectiva presión que le permitió amenazar desde el principio la meta de Champagne a la salida de un córner cuando aún estaba desperezándose el Leganés. Merodeaba el tanto el cuadro de Vincenzo Montella, pero estuvo certero el arquero bonaerense para desbaratar la ocasión.

Cargaban los hispalenses el peso de su ofensiva por el costado derecho, buscando el desborde de Sarabia, que anda fino y que metió un pase con mucha dinamita al Mudo Vázquez en una contra tras robarle el esférico a los pepineros la defensa del Sevilla en un saque de esquina de la escuadra local en la que los de Asier Garitano no anduvieron raudos en el cierre. No atinó a embocar el argentino, para alivio de un Leganés que cerraba bien por el centro pero descuidaba los carriles. Pudo pagarlo primero en una internada de Jesús Navas en la que Gumbau se vistió el traje de socorrista y luego en una caída en el área de Correa en la que los jugadores nervionenses reclamaron penalti sin que lo estimase tal el árbitro.

1 Leganés

Champagne; Tito, Bustinza, Siovas, Raúl García; Gumbau, Brasanac (Eraso, min.46); El Zhar (Diego Rico, min.82), Amrabat (Omar Ramos, min.75), Gabriel; y Beauvue.

1 Sevilla

Sergio Rico; Jesús Navas, Mercado, Lenglet, Escudero; Nzonzi, Banega; Sarabia, Correa, Franco Vázquez; y Muriel (Nolito, min.75).

Goles
0-1, m.20: Muriel. 1-1, min.55: Siovas.
Árbitro
José Luis González González (Comité castellano-leonés). Amonestó a Brasanac (min.23), Escudero (min.47), Vázquez (min.65), Lenglet (min.73), Sarabia (min.86) y Omar (min.88).
Incidencias
Encuentro correspondiente a la ida de las semifinales de la Copa del Rey disputado en el estadio de Butarque ante 11.454 espectadores.

Salvó Gumbau ante Muriel, pero no tardó en desquitarse el colombiano, tras filtrarle Sarabia un pase en diagonal que el ariete, al que no acertó a taponar Siovas, aprovechó parta alterar con un disparo cruzado al palo largo el ánimo de la parroquia albiazul. Incapaz de contener a Sarabia, el Leganés se veía obligado muy pronto a remar a contracorriente ante su experimentado rival mientras Asier Garitano se desgañitaba en la banda tratando de corregir a sus futbolistas, animosos pero desacertados en el cierre de espacios, algo poco frecuente en un bloque tan sólido como el que ha armado el técnico guipuzcoano.

Tuvo que esperar la afición pepinera a que se rebasase la media hora para ver a su equipo acariciar el empate, con un disparo de Beauveu que se le marchó alto por poco al francés. Justo antes había marrado el Mudo Vázquez otra oportunidad en la que la triangulación entre Sarabia, Correa y el mediapunta pintó otra vez la cara a la zaga albiazul.

Golpeado por la diana de Muriel y errático a la hora de contener las embestidas por las bandas del Sevilla, el Leganés se agarró a Champagne, que no había estado demasiado afortunado en el tanto del colombiano, para evitar el desastre en la recta final del primer tiempo. Repelió primero el guardameta un disparo de Lenglet y a renglón seguido el tiro de Mercado.

Operó como mano de santo la entrada a vestuarios para el Leganés, que se recompuso y salió con otro aire en la segunda parte. Ganó terreno el cuadro local, que recuperó el espíritu que le llevó a apear al Villarreal en octavos y al poderoso Real Madrid en cuartos para sellar un pase histórico. El Sevilla, que no había sufrido en el primer tiempo, comenzó a hacerlo y en esas llegó el empate, fruto de un fallo garrafal de Sergio Rico a la salida de un córner que cabeceó bombeado Bustinza y que el portero hispalense no acertó a despejar, con tan mala fortuna que el cuero golpeó en Siovas y se coló en el marco.

Podía pasar ya cualquier cosa en un choque en el que el Sevilla habia tenido a su merced durante 45 minutos al Leganés pero que la escuadra pepinera supo nivelar con determinación y una buena dosis de fortuna. Las tablas finales auguran una vuelta de alto voltaje en el Sánchez-Pizjuán.

Fotos

Vídeos