Cuartos

A este Barça le va la marcha

Los jugadores del Barça celebran el gol de Messi. / Luis Gene (Afp)

El vigente campeón vuelve a voltear la eliminatoria copera con una goleada al Sevilla y estará entre los cuatro semifinalistas tras el doblete de Coutinho y los goles de Rakitic, Suárez, Sergi Roberto y Messi

JESÚS BALLESTEROSBARCELONA

En el partido más eléctrico y vibrante que se haya vivido en lo que va de Copa, el Barcelona, vigente campeón, dejó claro que quiere seguir apurando sus opciones de levantar un quinto trofeo consecutivo. Goleó al Sevilla sin consideración alguna demostrando que el plan de Valverde sólo necesita uno de los dos partidos para seguir vivo en las eliminatorias.

No sin algo de tensión, pero el Barça estará entre los cuatro mejores tras marcarse otra remontada histórica, recordando aquella al PSG por lo abultado del resultado, y dejando claro que Messi y los suyos tienen ganas de una ronda más.

Se ha acostumbrado el equipo azulgrana a vivir sobre el alambre, al menos, en lo que a su participación copera de este año se refiere. Y teniendo en cuenta los antecedentes del partido de ida, estaba obligado el conjunto azulgrana a salir a tumba abierta a por la remontada.

6 Barcelona

Cillessen; Sergi Roberto, Piqué, Lenglet, Jordi Alba; Rakitic (Arturo Vidal, min. 76), Busquets, Arthur (Aleñá, min. 89); Messi, Suárez, Coutinho (Semedo, min. 80).

1 Sevilla

Soriano; Carriço, Kjaer, Sergi Gómez; Promes, Roque Mesa (Vázquez, min. 77), Amadou, Banega (Ben Yedder, min, 77), Arana (Gil, min. 84); Sarabia, André Silva.

goles
1-0. min. 13. Coutinho (p.). 2-0. min. 32. Rakitic. 3-0. min. 53. Coutinho. 4-0. min. 54. Sergi Roberto. 4-1. min. 68. Arana. 5-1. min. 88. Luis Suárez. 6-1. min. 92. Messi.
árbitros
Sánchez Martínez (murciano). Amonestó a Luis Suárez, Roque Mesa, Carriço, Sergi Gómez.
incidencias
Estadio Camp Nou. 58.050 espectadores.

Si quería seguir defendiendo corona, no le quedaba otro guión y éste se cumplió desde el principio. Tocaba rápido, buscando la portería de Soriano con el toque de premura necesario, pero sin caer en la desesperación y el premio llegaría pronto. Bien es cierto que fue desde el punto de penalti tras una falta algo discutible señalada sobre Messi. Sea como fuere, Coutinho no erró y abría la lata sevillista en busca del más difícil todavía.

Reaccionó el equipo de Machín que, en apenas tres minutos, pudo sentenciar el duelo. Primero, con un toque tan sutil de espuela de André Silva que exigió una de las mejores paradas del año por parte de Cillessen. Clave sería el portero holandés porque aún estaba por parar un penalti a Banega.

Alucinando aún con la doble intervención de su portero, la grada del Camp Nou necesitó su tiempo para celebrar el segundo de los goles con el que el Barcelona igualaba la eliminatoria. Arthur, que debería ser titular sí o sí en este equipo, sacó el tiralíneas para dejar franco a Rakitic ante Soriano, al que robó la cartera con un leve toque con el que el balón acabaría en el fondo de las redes sevillistas.

Había logrado lo más difícil el Barça igualando el choque con casi una hora de partido por delante. Estaba más que enchufado Messi por más que se le resistiera el gol y tenía a los suyos hiperactivos para buscar la remontada completa. Un volteo que se fraguaba nada más iniciarse el segundo tiempo. Coutinho volvía a marcar, aprovechando ahora un centro medido de Luis Suárez.

Pero para variar, el que estaba inspirado era Messi. Tenía entre ceja y ceja seguir vivo en la competición y se marcó una jugada brillante con Sergi Roberto para que el canterano marcase el cuarto del choque y el primero propio en lo que va de campaña.

Entre el tercer y el cuarto gol apenas pasaron dos minutos, menos de 120 segundos en los que los pupilos de Machín veían esfumarse todas sus opciones. Se hacía obligado no sólo un gol sino hacer doblete en el Camp Nou para estar entre los cuatro mejores del torneo copero.

Más información

Pero no es el Sevilla un equipo que baje los brazos a las primeras de cambio y dejó los nervios durante un rato marcando a 20 minutos del final con gran disparo de Arana, con el que quedaba evidente que el Barça sigue pagando enormemente su apatía defensiva. Se metía el Sevilla en la eliminatoria sabiendo que otro tanto cambiaba por completo las tornas.

Ansiosos ya sí ambas escuadras por resolver el duelo, los nervios de locales y visitantes se habían atorado. Hasta tal punto que Messi fallaba lo que nunca y el Barcelona dejaba escapar la posibilidad de cerrar, esta vez, la eliminatoria de una vez por todas.

Algo que terminaría haciendo Suárez tras una jugada de contragolpe perfecta. Fue el ejecutor tras una contra que terminaba Jordi Alba dejando franco el gol para el charrúa. Eso sí, la noche no podía cerrarse sin el gol de Messi, clave en todo lo vivido en la ciudad condal.