Recorrido

La montaña, protagonista en la Vuelta 2019

César Sánchez, Alejandro Valverde, Javier Guillén y Eduardo Dolón, durante la presentación de la Vuelta 2019./EFE
César Sánchez, Alejandro Valverde, Javier Guillén y Eduardo Dolón, durante la presentación de la Vuelta 2019. / EFE

La ronda española contará con ocho llegadas en alto, cinco de ellas inéditas, y hasta 59 puertos, trece más que en la pasada edición

COLPISA / AFPMadrid

La Vuelta a España 2019 vuelve a apostar por un perfil montañoso y etapas que no llegan a los 200 kilómetros, en busca de intensidad y emoción en su 74ª edición, presentada este miércoles en Alicante.

El pelotón tomará la salida el 24 de agosto en Torrevieja para acabar tres semanas después, el 15 de septiembre en Madrid, tras recorrer 3.272,2 kilómetros a lo largo de 21 etapas, ocho de ellas con llegadas en alto.

En su apuesta por dar espectáculo, la Vuelta vuelve a dar protaganismo a la montaña, que se ha convertido ya en una de sus señas de identidad, con ocho llegadas en alto, cinco de ellas inéditas en la ronda española. «Lo que funciona hay que mantenerlo», dijo el director de la Vuelta, Javier Guillén, en el acto de presentación de la prueba.

Hasta 59 puertos, trece más que la pasada edición de 2018, tendrán que superar los corredores, en una Vuelta que vuelve a comenzar con una contrarreloj por equipos tras la individual del pasado año, en Torrevieja.

La Vuelta tendrá un primer punto de inflexión antes de la primera jornada de descanso en la una única etapa en Andorra, en la que por primera vez se incluye un tramo de cuatro kilómetros de grava, que pondrá a prueba a los ciclistas.

Hasta cinco puertos incluida la llegada en uno de primera categoría en el Alto Els Cortals d'Encamp se encargarán de cribar el pelotón antes de la primera jornada de descanso.

Tras esta primera toma de contacto con la montaña, la Vuelta llega a Francia con una contrarreloj individual de 36,1 kilómetros y tras pasar por Navarra y el País Vasco, llegará a Cantabria con el temible alto de Los Machucos, con rampas de hasta el 28% de desnivel en la 13ª etapa. En Asturias, la ronda visitará cimas inéditas que harán las delicias de los escaladores, como el Santuario del Acebo o el alto de La Cubilla.

La carrera afrontará su última semana por las carreteras del centro de España y llegar a la dura 20ª y penúltima etapa con una inédita llegada en la plataforma de la Sierra de Gredos, a más de 1.700 metros de altitud. Quien llegue líder a esta etapa de 189 kilómetros tendrá que estar muy vigilante, ante los últimos hachazos que puedan lanzar los otros aspirantes antes de la etapa final al día siguiente en Madrid.

«Va a ser una Vuelta dura pero muy interesante, con sorpresas, intriga y emoción asegurada. Etapas cortas pero intensas, manteniendo una línea innovadora y descubriendo nuevas subidas inéditas. La marca Vuelta es la que es y no renunciamos a ella sino todo lo contrario, buscamos potenciarla», expresó Javier Guillén.

 

Fotos

Vídeos