Baloncesto

Tamika Catchings: Oídos sordos para triunfar en el baloncesto

Tamika Catching, en los Juegos de Río. /
Tamika Catching, en los Juegos de Río.

La estadounidense se rebeló ante las burlas por su discapacidad auditiva y se convirtió en una de las mejores de la historia

NACHO CABALLEROMadrid

Tamika Catchings nunca impidió que las constantes burlas por su severa discapacidad auditiva, sus problemas familiares o una rotura del ligamento cruzado anterior con 22 años, le hicieran convertirse en una de las mejores jugadoras de la historia del baloncesto. Si alguna persona que sabe lo que es sacrificarse y superar todas las adversidades posibles para conseguir alcanzar su sueño, esa es Tamika Catchings. La exjugadora nacida en Stratford (Nueva Jersey) en 1979, siempre tuvo un camino muy complicado.

Catchings nació con una severa discapacidad que le afectaba a los dos oídos, por lo que desde muy pequeña tuvo que utlizar audífonos en su vida cotidiana. En aquella época, estos aparatos eran enormes y dificultosos de colocar y, por si no fuese suficiente, además tenía problemas de habla, lo que le granjeó una infancia muy dura donde era el objeto principal de mofa de sus compañeros de colegio, y no le quedaba más remedio que aguantarse. «En clase, los niños podían burlarse de mí por ser diferentes a mí», comentaba hace unos años a la ESPN.

Para evadirse del bullying del que era objeto prácticamente a diario, además de la angustia que le produjo el divorcio de sus padres, encontró en el baloncesto su refugio

Esas burlas se le hacían tan insoportables cuando era una niña que durante una temporada decidió quitarse los audífonos para verse como los demás. Sin los aparatos para su audición decidió optar por otras técnicas y aprendió a leer los labios, método en la que se desenvolvió con gran soltura y confío para que nunca más nadie pudiera reírse de ella. Aunque todo eso cambió en su primer año de universidad. «Cada día era un desafío para mí. Hubo muchos días que deseaba ser normal», soñaba Catchings. «En la pista no pudieron burlarse. Los superé, simple y llanamente. Fui mejor que todos ellos», se congratulaba.

Su padre, jugador de la NBA

La estadounidense llevaba deporte en la sangre, y es que su padre, Harvey, hizo una larga carrera en la NBA, donde jugó once temporadas. Para evadirse del bullying del que era objeto prácticamente a diario, además de la angustia que le produjo el divorcio de sus padres, encontró en el baloncesto su refugio. Catchings creía que si algo se le daba bien, la gente ya no haría más chanzas sobre ella. La obsesión de alzarse sobre todo aquello la canalizó a través del deporte y la fe como salidas para sentirse segura y a salvo.

Ya en el instituto comenzó a demostrar su potencial y en 1997 se convirtió en la primer baloncestista de la historia, hombre o mujer, en conseguir un quíntuple doble. A pesar de que el deshacerse de los audífonos le ayudó a desarrollar una ética de trabajo, en su primer año en la Universidad de Tennessee fue su entrenadora, la legendaria Pat Summit, quien convenció a Catchings para volver a usarlos en la pista. «Igual que la gente usa gafas para ayudarles a ver mejor o acuden a logopedas para mejorar el habla, usar audífonos te ayuda a mejorar tu audición. Tienes grandes objetivos en la vida y pienso que lo mejor sería que te los volvieses a poner y trabajes con nuestros logopedas universitarios», le éxplico en aquel momento Summit.

«Igual que la gente usa gafas para ayudarles a ver mejor o acuden a logopedas para mejorar el habla, usar audífonos te ayuda a mejorar tu audición»

Ese fue otro punto de inflexión en su vida. Hizo caso a su entrenadora y recuperó los audífonos, algo más pequeños, y visitó de vez en cuando al logopeda. Las palabras de Summit le hicieron ganar confianza en sí misma y pasó de odiarlos a estar entusiasmada por utilizarlos, aunque los tenía que mandar una y otra vez de vuelta a la tienda porque el sudor los estropeaba. Tras su retirada en 2016, ha seguido siendo igual de activa fuera de las canchas y es una de las deportistas más respetadas y que más se involucran en los derechos civiles de los ciudadanos.

Las claves

Quíntuple doble.En 1997, en el instituto, se convirtió en la primera jugadora de la historia en lograrlo: 25 puntos, 18 rebotes, 11 asistencias, 10 robos y 10 tapones.

Plusmarca. Con la Universidad de Tennessee consiguió un récord de 39 victorias y cero derrotas y el título nacional.

Mejor 'rookie' de la WNBA. En 2002 fue elegida la jugadora más destacada del año, con las Indiana Fever.

Mejor defensora. Hasta en cinco ocasiones ha liderado esa faceta, en 2005, 2006, 2009, 2010 y 2012.

All Star. Elegida siete años para formar parte del equipo de las estrellas de la liga, entre 2002 y 2011.

En el mejor equipo del año. Con Indiana, seis veces en el conjunto más destacado, también entre 2002 y 2011.

Entre las 15 más influyentes. Elegida por la WNBA.

Palmarés destacado

AÑOCOMPETICIÓNLOGROLUGAR
2002Campeonato del mundoOROChina
2004Juegos OlímpicosOROAtenas
2008Juegos OlímpicosOROPekín
2010Campeonato del MundoORORep. Checa
2011WNBAMVPEstados Unidos
2012Juegos OlímpicosOROLondres
2012CAMPEONAEstados Unidos
2016Juegos OlímpicosORORío de Janeiro

Más campeonas que inspiran