Selección femenina

España, con un doble objetivo en el Eurobasket de Letonia y Serbia

Tamara Abalde, Marta Xargai, Laia Palau, Silvia Domínguez y Cristina Oubiña. /@BaloncestoESP
Tamara Abalde, Marta Xargai, Laia Palau, Silvia Domínguez y Cristina Oubiña. / @BaloncestoESP

La clasificación para el Preolímpico es el reto prioritario de la vigente campeona, que encadena seis medallas en los seis últimos años, con ocho metales de nueve en el continente

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

La selección femenina de baloncesto, un equipo ya de leyenda que encadena seis medallas en los seis últimos años, afrontará a partir del jueves el Eurobasket de Letonia y Serbia, donde defenderá título por tercera vez en la historia, con un doble objetivo. El prioritario es la clasificación para el Preolímpico del próximo mes de febrero, que cumplirá en el caso de terminar entre las seis primeras. El segundo, que va emparejado con el camino hacia los Juegos de Tokio 2020, es la conquista de un nuevo metal, sin descartar el reto de repetir el oro europeo, con lo que la España dirigida por Lucas Mondelo, bajo el lema 'Queremos más', se convertiría en la primera selección en revalidar la corona continental en un cuarto de siglo.

Como vigente campeona continental, bronce mundialista y plata olímpica, y con ocho medallas en nueve de los últimos Eurobasket (sólo se quedó sin ella en 2011), la mejor selección femenina de todos los tiempos no se baja del podio en las grandes competiciones desde 2013 y figura de nuevo entre las favoritas al título, aunque en esta ocasión en un amplio grupo también formado por Francia, Bélgica, Serbia, Rusia y Turquía. «Este Europeo es más difícil que el Preolímpico», alerta Lucas Mondelo, que insiste, con una selección con la base del pasado Mundial de Tenerife, pero sin las «insustituibles» Alba Torrens y Sancho Lyttle, en que «lo más importante es llegar a cuartos».

«Si llegamos a cuartos y ganamos ese cruce ya estaremos en el Preolímpico y jugaremos por lo bonito, las medallas, y si perdemos aún tendremos un partido más para entrar en el Preolímpico», recuerda el seleccionador nacional antes del debut el jueves contra Ucrania, con un segundo partido el viernes frente a Gran Bretaña y con el cierre de la primera fase el domingo ante la anfitriona Letonia en Riga. El primero de grupo se ahorrará la eliminatoria de octavos y pasará directamente a cuartos, aunque ahí quizás esperaría un rival del llamado 'grupo de la muerte', integrado por Serbia, Rusia, Bélgica y Bielorrusia.

En esta ocasión, ya que el Eurobasket no otorga plazas directas a los Juegos, en la mente del seleccionador y de todas las internacionales está, como reto principal, el pasaporte al Preolímpico de Tokio, «sin perder la ambición de medalla, que va intrínseca a este equipo año tras año». Así lo reconoce con orgullo el técnico más laureado del baloncesto femenino español, con media docena de metales al frente de una selección que, aparte de los resultados, no deja de trasladar dentro y fuera de la cancha los tan elogiados valores de «constancia, garra, carácter y sacrificio, que unen a todas las jugadoras», como destaca Anna Cruz. La catalana ya ha cumplido 151 internacionalidades con España, sólo superada entre quienes disputarán este Europeo por Laia Palau (288), Laura Nicholls (187) y Silvia Domínguez (170), en una 'familia' que cuenta como gran novedad con Andrea Vilaró (siete partidos con la camiseta de la absoluta) y a la que ha regresado Tamara Abalde.

«El éxito de este equipo es que tenemos una mezcla de experiencia y juventud», proclama Anna Cruz. «Los Juegos son algo único, que ocurren una vez cada cuatro años y a todas nos hace una especial ilusión disputarlos, aunque una vez asegurado ese primer objetivo habrá que luchar por todo», reclama la jugadora que el domingo evitó, con una canasta a falta de 20 segundos para el final, que España cayese ante Gran Bretaña en su último amistoso disputado en Fuenlabrada. «Mejor llevarse sustos en la preparación que en la competición. El equipo tiene los roles asentados y llegamos a este Eurobasket como queríamos», subraya Lucas Mondelo, satisfecho también porque ante las ausencias de Alba Torrens y Sancho Lyttle, «el grupo ha dado un paso adelante, en ataque y en defensa».