Orenga: «El máximo responsable soy yo, es normal que me lleve todos los palos»

Orenga, durante un partido. /
Orenga, durante un partido.

El seleccionador reiteró que cuenta con “fuerzas, ganas y energía para seguir" en el cargo

LUISMI CÁMARAMadrid

Juan Antonio Orenga dio la cara en un encuentro con medios de comunicación tres días después de la dolorosa derrota ante Francia que dejó fuera de la Copa del Mundo a España. El seleccionador intentó explicar el porqué de la eliminación, sus criticadas rotaciones y sus sensaciones tras el partido. Además, asumió toda la responsabilidad, pero comentó sobre la posibilidad de dimitir que tenía fuerzas, ganas y energía para seguir".

Tras reconocer que no había tenido tiempo ni ganas de ver el partido y que quería dejar que pase un poco el tiempo y que todo se enfríe, desveló que en estas horas de reflexión había estado pensando en lo que pudo pasar para que todo saliera mal. El técnico habló de un colapso y de que no fue normal la superioridad aplastante en el rebote por parte de los galos ni en casi ridículo 8% en triples (2/22).

Sin embargo quiso defender el trabajo anterior a los fatídicos cuartos de final. Creo que el trabajo realizado durante un año y el que se ha hecho en el mes y medio antes del campeonato ha sido muy bueno, pero el último partido salió muy mal.Eso no anula todo lo hecho antes, ni significa que haya estado mal. Lo que antes era maravilloso ahora no es un desastre. No puedo ponerle una buena calificación al Mundial porque no logramos los objetivos que perseguíamos, pero sí se la pondría al trabajo", defendió.

El, de momento, entrenador de 'La Roja' entiende que todas las críticas recaigan sobre él y que se le quiera colocar el cartel como cabeza de turco en este fracaso deportivo. El máximo responsable soy yo y, si las cosas no van bien es normal, que yo reciba todos los palos. Llevo en el deporte profesional desde los 17 años y sé cómo funciona. Hasta a Nadal cuando pierde un partido se le critica después de haberlo ganado todo. Yo soy un hombre de la Federación, llevo diez o 12 años en ella y he pasado por muchas selecciones, pero me veo con ganas y fuerzas para seguir", aseguró.

Ahora bien, no entendió que la frase de Juan Carlos Navarro le atacara directamente a él. Hay que escuchar su frase en el contexto en el que la dijo, porque sale cabreado, igual que lo estábamos todos, y la gente que pedía mi dimisión. En ese momento de frustración, lo que quiere explicar es que todos lo podíamos haber hecho mejor, que ellos lo hicieron mejor que nosotros, pero no que el planteamiento del partido fuera mal, aclaró. De hecho, se remitió a las palabras de José Manuel Calderón, que dijo que si jugáramos otros diez partidos, ganaríamos los diez con el mismo planteamiento de cuartos. Si volviera atrás, el planteamiento del encuentro de inicio sería el mismo que ante Francia. Porque en los 14 anteriores había ido bien y en seis de ellos se hizo de forma muy brillante, insistió.

En ello se apoyó para defenderse de los ataques sobre lo previsible del equipo y las rotaciones limitadas casi exclusivamente a nueve jugadores, con Reyes, Abrines y Claver fuera de ellas, pese a que insistió en que iban a tener su momento durante el campeonato. Los tenía en consideración. En un torneo largo hay problemas de lesiones o de faltas. Pero hay 12 jugadores. ¿En qué otra selección se reparten los minutos entre todos? Si doy minutos a Abrines, ¿a quién quito?, preguntaba a los periodistas el técnico.

Sobre Felipe Reyes fue aún más claro: En los seis partidos anteriores, como dominamos más fue con Pau, Marc y Serge y no se echó de menos a Felipe. La rotación estaba preparada desde el principio para salir con los Gasol y luego entraba Ibaka. Felipe entraba cuando fuera necesario. ¿En los partidos anteriores lo habíais echado de menos?, recordó.

Tampoco dejó pasar las críticas sobre el juego previsible de España y se remitía al Eurobasket pasado. Entonces se criticaba que sacara un quinteto distinto en cada partido. En este campeonato buscamos más estabilidad y sacar provecho allí dónde dominábamos más".

El seleccionador calificó de absolutamente falso que Marc le comentara que estaba mal físicamente tras viajar a Barcelona por el nacimiento de su primera hija y aseguró que se encontraba en perfectas condiciones para el choque ante Francia, y puso como ejemplo al australiano Brad Newley, que se presentó en el partido del Gran Canaria ante el Murcia cuando quedaban 14 minutos del choque tras ser padre por primera vez y, con él sobre el campo, los isleños pasaron de ir perdiendo por seis puntos a ganar por 17.

Por último consideró que esta Copa del Mundo no podía calificarse como una última oportunidad perdida de la 'generación del 80' y mostró su convencimiento de que a Brasil van a llegar todos en perfectas condiciones. Decís que son mayores con 36 años, pero no creo que los Spurs -ganadores de la NBA- piensen lo mismo de jugadores como Ginóbili o Duncan, concluyó.