Orenga descarta hablar de su dimisión «en caliente»

Orenga, durante el Francia-España. / Efe | Atlas/
Orenga, durante el Francia-España. / Efe | Atlas

«El más cabreado, el más triste y el más jodido soy yo», explicó tras la derrota ante Francia

LUISMI CÁMARAMADRID

La afición señaló a Juan Antonio Orenga como el principal culpable de la eliminación de España en los cuartos de final del Mundial a manos de Francia. Los gritos de «¡Orenga, dimisión!» coreados durante el último minuto del partido se enfrentaban radicalmente con la ovación que la hinchada española brindó a los jugadores al final del encuentro.

El entrenador de La Roja dijo que «lo más importante no son los gritos, sino haber perdido el partido y no estar mañana luchando por las medallas». «El más cabreado, el más triste y el más jodido soy yo», reconoció.

Sin embargo, el seleccionador evitó pronunciarse sobre su futuro «en caliente» y explicó que estaba «pensando todavía en el partido y en lo duro que es vivir este momento». Sí quiso dejar claro que era «un hombre de la Federación» y que no había «ningún problema en estar en un sitio o en otro» dentro de ella. El seleccionador, que estuvo apoyado en la rueda de prensa por todo su cuerpo técnico y por el presidente de la Federación Española de Baloncesto, José Luis Sáez, y otros dirigentes de la FEB, dijo que ahora quedaba «seguir luchando y trabajando» después de que se acabara «el sueño del cuerpo técnico, de los jugadores y de la Federación».

«Es la peor derrota de mi carrera, porque además estaba convencido de que éramos el mejor equipo. Es un día muy duro. Teníamos ilusión de llegar a la final pero no ha sido posible», explicó. «Francia ha hecho un gran partido con una gran defensa. En el tercer cuarto hemos igualado el partido, pero no nos han entrado los tiros y no hemos estado bien en el rebote», comentó.

Juan Carlos Navarro, en zona de prensa, comentó que se había vendido la victoria antes del encuentro y que se había preparado mal el partido, pero Orenga aseguró que «se han cometido errores individuales y colectivos, tanto los jugadores como los técnicos», y se ha remitió a las palabras de Pau Gasol, que afirmó que «el problema de la preparación mental del partido depende de cada uno». «La táctica no ha sido mala. Ha faltado concentración e intensidad. No hemos estado acertados», concluyó el poste de los Bulls.

Orenga fue silbado al abandonar el Palacio de los Deportes de Madrid, mientras que sus jugadores fueron ovacionados y los aficionados corearon sus nombres.

Pau, «orgulloso»

Pau Gasol también se mostró muy dolido: «Ha sido una derrota decepcionante. Habíamos creado muchas expectativas, pero estoy orgulloso de los chicos y del equipo».

El poste de los Bulls, de 34 años, consideraba que no era el momento de valorar su continuidad con la selección. «Siempre he dicho que nunca se puede decir si éste va a ser mi último partido o mi último torneo con el equipo nacional. Estoy encantado de jugar con España. Me gustaría jugar hasta los 50 años, pero no es posible», señaló.

Comparó la derrota con la de los Juegos Olímpicos de Atenas de 2004. «Entonces, también perdimos en cuartos tras ganar todos los partidos anteriores. Es duro, pero forma parte del deporte», comentó con amargura el pívot catalán.