Lituania se reactiva en el último cuarto para repetir semifinales

Los gemelos Lavrinovic se felicitan tras la victoria. /
Los gemelos Lavrinovic se felicitan tras la victoria.

Liderados por Seibutis, los exsoviéticos dieron un paso al frente en la pintura con el poderoso Valanciunas

R. C. Barcelona

73 Lituania

Juskevicius (3), Maciulis (9), Seibutis (19), Motiejunas (2) y Valanciunas (12) -cinco inicial-; Pocius (13), D. Lavrinovic (11), Jasaitis (2), K. Lavrinovic (-), Jankunas (2) y Vasiliauskas (-).

61 Turquía

Arslan (12), Güler (9), Preldzic (10), Gönlüm (13) y Asik (11) -cinco inicial-; Osman (2), Akyol (-), Hersek (-), Tunçeri (-), Savas (4) y Aldemir (-).

Parciales
13-18, 20-10, 14-16 y 26-17.
Árbitros
González (España), Stephen Seibel (Canadá) y Eddie Viator (Francia).
Incidencias
Primer partido de cuartos de final de la Copa del Mundo, disputado en el Palau Sant Jordi de Barcelona. 9.752 espectadores.

Lituania se reactivó en el último cuarto, gracias a su superioridad en el juego interior y a su acierto en el tiro, liderado por Seibutis, para cumplir los pronósticos ante la desfondada Turquía y repetir semifinales del Mundial -en 2010 cayó ante Estados Unidos- y despedir a la vigente subcampeona. En el parcial decisivo, marcados por la irregularidad y agarrados hasta entonces a los triples de Seibutis, Pocius y Darjus Lavrinovic, los lituanos dieron un paso al frente en la pintura con el poderoso Valanciunas (a su docena de puntos añadió 13 rebotes) y acabó con cualquier esperanza de un animoso pero mermado equipo otomano.

Turquía, que llegó con vida al término del tercer cuarto (47-44), desapareció en los 10 últimos minutos, desarbolada por la ofensiva de los lituanos, que no sólo mandaron por dentro, sino que también arrollaron por fuera (10 de 19 triples, frente al pésimo 3 de 18 del anfitrión del último Mundial). Seibutis estuvo infalible desde el exterior -anotó los tres triples que lanzó- y los turcos acabaron fundidos física y psicológicamente y entregados sin remedio a un rival con mayor físico y templanza.