La campeona rebotea y corre para fulminar a una limitada Eslovenia

Imagen de un partido de Eslovenia. /
Imagen de un partido de Eslovenia.

Estados Unidos arrolló en el tercer cuarto tras una equilibrada primera parte y selló su esperado pasaporte a semifinales

R.C.Barcelona

Gracias a su enorme superioridad en el rebote y a su tremendo físico para correr y explotar su talento, la actual campeona del mundo no dio tras el descanso ninguna opción a una limitada Eslovenia para sellar su esperado pasaporte a semifinales. Después de una primera parte equilibrada (42-49) en la que Estados Unidos se estrelló en el lanzamiento (38% de dos y 30% en triples en 20 minutos), aunque ya se impuso entonces con claridad en el rebote, los americanos pisaron el acelerador en el inicio de la segunda mitad y acabaron arrollando a los eslovenos. Los balcánicos, como era previsible, fueron incapaces de frenar a una selección que de nuevo decidió mostrar sus galones y sentenciar, con dura defensa y velocidad en ataque, en un gran tercer cuarto.

76 Eslovenia

G. Dragic (13), Z. Dragic (11), Lorbek (12), Balazic (9) y Slokar (7) -cinco inicial-; Omic (4), Muric (6), Prepelic (9), Blazic (-), Zupan (2), Klobucar (3) y Nikolic (-).

119 EE UU

Irving (12), Curry (6), Harden (14), Faried (14) y Davis (13) -cinco inicial-; Rose (12), Cousins (9), Thompson (20), Gay (7), Derozan (6), Plumlee (4) y Drummond (2).

Parciales
22-29, 20-20, 22-37 y 12-33.
Árbitros
Maranho (Brasil), Lottermoser (Alemania) y Pascual (Filipinas). Eliminado: Cousins.
Incidencias
Segundo partido de cuartos de final de la Copa del Mundo, disputado en el Palau Sant Jordi de Barcelona. 9.752 espectadores.

A Eslovenia, pese a su valentía, no le bastó con Lorbek y los hermanos Dragic, porque Estados Unidos dispone de una selección que siempre destila poderío físico, todavía con muchísima fuerza interior pese a las ausencias de grandes estrellas, y que cuando contragolpea es temible. En el tercer período fue imposible frenar la avalancha de los estadounidenses, que cuando aprietan en defensa y vuelan hacia la zona rival son de momento imparables. Los americanos fueron de menos a más, en acierto en el tiro y en agresividad atrás, y disfrutaron durante toda la segunda parte defendiendo y destrozando a base de rechaces y canastas contundentes la canasta contraria.