El Maratón engulle a su 10K

El Maratón engulle a su 10K

La carrera paralela se celebrará este año por última vez tras nueve ediciones | La decisión permitirá a la organización aumentar el máximo de dorsales en la prueba reina, para la que se espera alcanzar los 25.000 corredores

LOURDES MARTÍ y MOISÉS RODRÍGUEZ PLAZAValencia

El Maratón Valencia Trinidad Alfonso EDP ha engullido a su hermana pequeña, la 10K. La organización anunció ayer que la carrera paralela dejará de celebrarse después de la presente edición. Esta era una medida que ya llevaba varios años barajándose, con voces a favor y otras en contra. Finalmente se ha adoptado la decisión que abre una vía para poder admitir a más inscritos en la prueba de los 42.195 metros, donde la capital del Turia está casi al mismo nivel de calidad que los majors.

Ante el anuncio de que el 10K Valencia Trinidad Alfonso del 1 de diciembre será el último, la demanda de inscripciones se disparó durante la jornada de ayer. Por la mañana restaban 1.000 de los 7.000 dorsales que inicialmente se habían ofertado para participar en la carrera. Esta cifra ya se había reducido en 1.500 con respecto a años anteriores para elevar los participantes en el Maratón. A primera hora, la organización ya había trasladado que cerraba las inscripciones para los 10.000 metros.

Con la decisión de suprimir la carrera paralela, todo el foco a nivel organizativo, de seguridad, y de cuidado y atención al corredor pasará a estar exclusivamente en el Maratón a partir de 2020. La organización de la prueba pretende seguir trabajando conjuntamente con la ciudad en el crecimiento del evento deportivo más importante de Valencia. El resto está claro: batir todos los registros de participación.

En 2018 ya se agotaron inscripciones, lo que se tradujo en 22.000 inscritos y 19.241 corredores llegados a meta. «Estamos de moda, pero debemos fijar dónde se encuentran nuestras dimensiones», deslizó Paco Borao, presidente de la SD Correcaminos, club organizador de la prueba junto al Ayuntamiento después de la edición del año pasado. Lo dijo cuando se anunció un incremento en el número de dorsales. Después de muchos estudios, se limitó el crecimiento hasta los 25.000, que también se espera tener adjudicados para el evento del 1 de diciembre.

El Maratón de Valencia, el primero de España que consiguió la etiqueta de oro de la IAAF, es el cuarto más numeroso de Europa. Pero la organización quiere más, sobre todo de cara al 40 aniversario del próximo año y no había margen de crecimiento más allá de esos 25.000 dorsales. La salida en el puente de Monteolivete ya estaba copada por los corredores de ambas carreras, y a nivel de infraestructuras y de seguridad quedaba poco margen, garantizando la calidad del evento.

Sólo quedaba la opción drástica de eliminar la 10K, que en su momento se habilitó como reclamo para que el Maratón creciera: se ofrecía una carrera asequible para acompañantes que corran pero que no puedan asumir la dureza de la mítica distancia de Filípides. La prueba de 10.000 metros venía celebrándose desde 2011, cuando se tomó la decisión de cambiar la salida y meta de este evento para que fuera en la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

Las últimas mil inscripciones para el 10K se agotan pocas horas después del anuncio

La organización quiere seguir batiendo registros de participantes en el 40 aniversario del Maratón

Sólo a nivel visual se puede entender el margen de maniobra que otorga la decisión, ya que los participantes en la 10K inician la carrera por una de las mitades del puente. No obstante, no se puede hacer una lectura aritmética de que Valencia podrá asumir el doble de corredores a partir de 2020.

Para cada incremento de dorsales ofertados, la organización ha realizado un estudio minucioso. Esta vez se hará igual, analizando desde las necesidades de voluntarios, hasta la capacidad hotelera o disponibilidad de policías, así como la capacidad de la zona de meta a la hora de recibir corredores. Con ello, y en función de la demanda, el Maratón seguirá gestionando su crecimiento.