Ramón García confiesa por qué no vuelve 'Grand Prix'

El presentador del concurso 'Grand Prix', Ramón García. /LP
El presentador del concurso 'Grand Prix', Ramón García. / LP

El icónico presentador ha revelado la razón por la que las televisiones no quieren un regreso del concurso

LAS PROVINCIAS

¿Cuántos veces los espectadores han querido que un programa volviera a la pequeña pantalla? El público vive, muchas veces, de la nostalgia. Y si no que se lo digan a los seguidores del Grand Prix, ese concurso que juntaba a familias y amigos delante del televisor en verano.

Son muchas las personas que han soñado, especulado o imaginado un posible regreso del formato que presentaba Ramón García -Bertín Osborne tomaría después el relevo- y en el que los equipos se enfrentaban en diferentes retos de destreza, más o menos absurdos. Los troncos locos, la patata caliente, la cucaña o los sumos eran algunas de estas pruebas por las que los concursantes luchaban.

Pero la realidad es que este programa de TVE no ha resucitado desde que dejó de emitirse en 2009. Cierto es que ha habido varias hipotésis sobre su regreso, pero nunca se ha concretado una fecha de vuelta.

Su icónico presentador se ha tenido que enfrentar en más de una ocasión a las preguntas de por qué no volvía el exitoso programa veraniego. Pero en sus últimas declaraciones al respecto en la televisión autonómica de Castilla-La Mancha ha desvelado la razón.

Según Ramón García, el exitoso formato que aguantó 14 años en antena, sería «difícil» que encajara en la televisión actual. Aunque hay un proyecto renovado y listo para salir desde hace tres años, tal y como ha asegurado el presentador, las cadenas no quieren apostar por el proyecto por un posible enfrentamiento con los animalistas: «No se ha hecho porque tienen miedo de estos grupos por el tema del maltrato a las vaquillas».

En este aspecto, García ha defendido el buen trato que recibían estos animales: «se cuidaban perfectamente, venían en sus camiones, tenían su corral apropiado y nadie las tocaba».

Además, el presentador ha desvelado que invitó en varias ocasiones a grupos animalistas a comprobar las condiciones de las vaquillas y «nunca vino ninguno» y ha criticado, asimismo, que «nadie preguntó si las personas que recibían los golpes de las vacas eran cuidadas», a lo que ha añadido que «a veces nos pasamos de vueltas y pensamos más en los animales que en las personas».