La nueva vida del Lolailo, la taberna andaluza de Valencia que visitó Alberto Chicote

Las propietarias de Lolailo han abierto un nuevo local en Valencia./LP
Las propietarias de Lolailo han abierto un nuevo local en Valencia. / LP

El local de la avenida del Puerto que mostró 'Pesadilla en la cocina' cerró meses después de la grabación pero ahora la decoración del programa se encuentra en una tasca situada junto a la avenida del Cid | El chupito que sorprendió al chef sigue triunfando entre la clientela: «Hacen campeonatos de 'mamaditas'»

Jaume Lita
JAUME LITA

«No hemos cerrado. El espíritu y la alegría lo tenemos ahora en otro local de Valencia». Así sentencia Mara la nueva vida que «disfrutan» tras el paso de Alberto Chicote por Lolailo, la taberna andaluza de Valencia que mostraba este jueves 'Pesadilla en la cocina'. La carta actual es «más o menos similar» a la que el conocido chef introdujo tras la reforma. Aquella decoración también se mantiene en la nueva vida del Lolailo, la taberna que sorprendió a Chicote en Valencia, al igual que el chupito 'la mamadita'.

Mara y África se apuntaron a 'Pesadilla en la cocina' dada la crítica situación que vivía el que por finales de 2016 era su taberna andaluza en la avenida del Puerto de Valencia. «Un local muy grande, de dos plantas y teníamos escenario para tablao flamenco», describe Mara, la dueña, a LAS PROVINCIAS. «Desde octubre estuvieron enviando gente de la productora, en muchos casos se hacían pasar por clientes a escondidas, para ver que la situación que habíamos descrito se cumplía tal cual. Pudieron ver y certificar que somos así, tal cual se pudo ver en el programa», recuerda la antigua dueña de la taberna andaluza Lolailo. En enero de 2017 llegó la grabación del programa con Alberto Chicote y todo el equipo durante unos días.

Una crítica bastante habitual con la emisión del programa de Chicote es que la realidad del negocio y la imagen que se da no es la misma, por lo que la dueña puntualiza que «la verdad es que el programa está un poco direccionado, pero es que somos así y más. Lo de bailar que se veía en 'Pesadilla en la cocina' lo hacemos porque somos muy felices, pero en ese caso nos lo pidieron ellos. Nunca haríamos una cosa así durante el servicio y con clientes esperando».

Hasta la aparición de una cucaracha en el Lolailo de Valencia con Chicote levantó ampollas entre el equipo de Lolailo, ya que al parecer «las cámaras de grabación salieron del local todas a la vez, del equipo se pusieron a hablar con unos jóvenes que estaban en una mesa y al volver al entrar a grabar fue cuando apareció la cucaracha». Mara lo tiene claro: «ese plato lo hice delante de Chicote y no había cucaracha y al llegar al comensal aparece. Vale que en ese local teníamos cucarachas así, pero de cocina no salió. Chicote estaba delante».

Chupitos 'Mamadita'.
Chupitos 'Mamadita'. / LP

«Con Chicote, nada»

Otro de los temas que siempre suele ser punto de debate y polémica con la emisión de 'Pesadilla en la cocina' es el trato de Alberto Chicote con el personal del restaurante que intenta reflotar. Lejos del trato cercano que aparece en pantalla, Mara desvela que el contacto con el chef «fue muy poco. La persona que más habló con él fui yo y porque nos fuimos a la Ciudad de las Artes y de las Ciencias. Él llega, sin saludar, graba y se va. Eso sí, si alguien le pide una foto se la hace».

Mara puntualiza que «con el resto del equipo fue genial. Nos tomábamos café cuando parábamos de grabar, pero con Chicote nada». Una vez pasado el programa por el local ya no sigue ninguna vinculación, aunque la dueña del antiguo Lolailo desvela que con quien sí tienen relación es «con el cocinero que hace los platos de la carta que se muestra en el programa: Alberto González Letón». Al parecer y según apunta Mara, durante las 48 horas que dura la renovación del local en el que se cambia la decoración, el equipo al completo del restaurante asiste a una serie de clases teóricas de nuevas técnicas culinarias que tendrán que aplicar en los platos que a partir de ese momento van a ofertar a la clientela. Plato por plato repasan ingredientes y cómo llevarlos a cabo. De esas horas es cuando Mara sentencia que aprendió «muchísimo» y que le gustaría seguir formándose.

Ahora Mara y su hija África viven una nueva etapa: «Se ha notado el cambio después del concurso. Ahora cocinamos todo casero en La Marimorena Tasca», local que se encuentra en la calle José María Bayarri, cerca de la avenida del Cid y que ha servido para perpetuar el ambiente que se mostraba durante 'Pesadilla en la cocina'. El nuevo Lolailo nació dos meses después de cerrar en la avenida del Puerto y tras una disputa entre socios, Mara, su hija África y su primera Trini abrieron el nuevo local.

Decoración que llevó Chicote al Lolailo y que ahora está en el nuevo local.
Decoración que llevó Chicote al Lolailo y que ahora está en el nuevo local. / LP

Se mantiene «más o menos» la carta que elaboró Chicote. Siguen en contacto con Alberto González Letón con el que han consensuado un cambio de platos puntuales que les ha servido para cuadrar la carta con una tasca y con precios más bajos a los establecidos durante el concurso. Además de que la decoración que montó el equipo de 'Pesadilla en la cocina' se ha trasladado al nuevo local «casi al completo».

Uno de los elementos que más llamó la atención durante la emisión del programa fue un invento de Trini, un chupito de vodka azul con nata bajo el nombre de 'mamadita'. Durante 'Pesadilla en la cocina' se enseñaba que la bebida se servía en momentos tensos del servicio, con el propósito de rebajar tensiones en la clientela cuando la cocina no podía servir todos los platos a la vez. En la nueva vida del Lolailo de Valencia se sigue sirviendo 'la mamadita': «Hacen hasta campeonatos», sentencia Mara. La dueña rememora con orgullo la felicitación del programa de Chicote de la nueva vida tras el paso de 'Pesadilla en la cocina': Me dijeron que estaban «cansados de que todos los restaurantes por los que pasaban acabaran cerrando. Nosotras seguimos contentas y felices. Somos muy simpáticas».

Así están los restaurantes valencianos que visitó Chicote