Muere Antonio Mercero, el mago de las series

Antonio Mercero, durante el rodaje de '¿Y tú quién eres?' en San Sebastián. / Luis Michelena
Antonio Mercero, durante el rodaje de '¿Y tú quién eres?' en San Sebastián. / Luis Michelena

El director acumula hitos como 'Verano azul' y 'Farmacia de guardia', y se atrevió en 'Planta 4ª' a tocar el cáncer infantil

I. ESTEBAN / X. GARATE

Mucho antes de que las plataformas estadounidenses atrapasen la atención global con 'Juegos de Tronos' y 'The Walking Dead', hubo un realizador español que tuvo en vilo a un país entero con sus series, patrimonio cultural y emocional de varias generaciones. Pocas muertes ha causado tanta pena como la del Chanquete encarnado por el valenciano Antoni Ferrandis, personaje protagonista de 'Verano azul', cuya sintonía de Carmelo Bernaola se oye sin forzar la memoria. Y pocas actrices han derrochado tanto encanto en la televisión como Concha Cuetos en 'Farmacia de guardia', cuyo episodio final congregó el 28 de diciembre de 1995 a 11 millones y medio de espectadores, una cifra a la altura de una final de Mundial de fútbol con la selección.

Detrás de esos cientos de horas de entretenimiento de impecable factura estaba el gran pionero de las series en España, Antonio Mercero, guipuzcoano de Lasarte que murió ayer a los 82 años en Madrid a consecuencia de un alzhéimer que le diagnosticaron en 2009. Dos años antes había dirigido '¿Y tú quién eres?', un drama sobre la enfermedad y la soledad. «La pérdida de la memoria es terrible porque pierdes todo lo que has vivido», declaró entonces. «Lo único bueno del alzhéimer es que puede ver quinientas veces su película favorita, 'Cantando bajo la lluvia', como si fuera la primera vez», apostillaba años después su hijo Iñaki, también realizador de series como 'El Príncipe' y 'Allí Abajo'.

Por imposición familiar estudió Derecho en la Universidad de Valladolid y poco después de terminar se matriculó a la Escuela Oficial de Cine en Madrid. Acabó sus estudios en 1962 y ese mismo año consiguió la Concha de Oro en el Festival de San Sebastián y el Premio Perla del Cantábrico al mejor cortometraje por 'Lección de arte'.

'Verano azul' marcó época. El adiós de Chanquete, que encarnó Antonio Ferrandis, aún se recuerda

Hizo de todo en Televisión Española y el No-Do, desde documentales sobre Orfeón Donostiarra a viajes por Cuenca y elegías al circo Price. Ponía música de Bocherini a los partidos de fútbol y rodaba el tráfico de Madrid como si fuera una corrida de toros. Tras las pioneras 'Crónicas de un pueblo', consiguió el primer Emmy para España gracias a 'La cabina'.

Sus treinta minutos descubrieron en 1972 que se podía hacer un cine distinto y la vez llegar al gran público sin dejar de colar un mensaje político, a través de un enorme José Luis López Vázquez como ser anodino atrapado en un cabina ante la indiferencia de los viandantes. El responsable de medios de comunicación del régimen franquista, Adolfo Suárez, dio permiso para rodar esta joya única que contó con un guión escrito por José Luis Garci y por él mismo.

Ni pedantes ni solemnes

«Dirigiendo actores, detrás de una cámara y con un buen guión soy el hombre más feliz del mundo. Cuando trabajo no me duele nada; cuando no trabajo, me atacan la lumbalgia o las molestias en las rodillas», confesó. Le preocupaba que sus historias «conectaran con la gente, que el público se reconociese en ellas y que no fuesen ni pedantes ni solemnes», sintetizaba su hijo Antonio Mercero Santos, también escritor y guionista.

Sólo por 'Verano azul' ya merecería un lugar destacado en la historia del audiovisual en España. Pese a lo que se ha hablado y escrito sobre ella, sus 19 capítulos se emitieron sólo en cuatro meses, de octubre de 1981 a febrero de 1982, a las cuatro de la tarde del domingo. La complicidad entre una pandilla compuesta por cinco chicos y dos chicas de entre ocho y los 17 años, una pintora y un marino retirado, constituyó un hito en la España de la recién reestrenada democracia, que como la banda sonora de la serie basculaba entre el 'No nos moverán' de Joan Baez y 'Amor de verano' del Dúo Dinámico.

Luego llegó 'Turno de oficio', que se emitió de octubre de 1986 a febrero de 1987 en La 2 de TVE. Fue uno de los primeros trabajos en televisión de Juan Echanove, en esta ficción un joven de buena familia que se adentra en el submundo de la delincuencia del Madrid de los años ochenta. Con sus cinco temporadas en antena, 'Farmacia de guardia' supuso un hito televisivo para las recién estrenadas televisiones privadas.

A la dirección de obras teatro, sumó 14 largometrajes realizados entre 1963 y 2007, entre los que destaca 'Planta 4ª', estrenada en 2003 y que sedujo a 1,2 millones de espectadores contando sólo las entradas a los cines. No era un tema fácil, el cáncer infantil, pero supo mezclar en las medidas adecuadas humor, ternura y el inevitable dolor. Para entonces ya era un maestro en esas combinaciones.

 

Fotos

Vídeos