El Ayuntamiento busca la reconciliación con los teatros privados de Valencia

Las salas privadas de la ciudad recibirán un total de 190.000 euros por programar a compañías valencianas. / jesús signes
Las salas privadas de la ciudad recibirán un total de 190.000 euros por programar a compañías valencianas. / jesús signes

El Consistorio reparte 190.000 euros entre ocho salas tras eliminar la ayuda a los escenarios y destina 50.000 euros a cinco festivales

NOELIA CAMACHO VALENCIA.

Después de la tormenta siempre llega la calma. Y tras las críticas, la voluntad de corregir el desaguisado. El Ayuntamiento de Valencia busca la paz con los teatros privados de la ciudad, que criticaron duramente que el Consistorio eliminara en 2017 las ayudas públicas al mantenimiento de los espacios. Tras meses de tiras y aflojas, el gobierno municipal y, concretamente la concejalía de Acción Cultural, rectificó y ahora trata de compensar a los escenarios de la ciudad con una línea de subvenciones de 190.000 euros a aquellas entidades que programen a compañías valencianas.

Ayer mismo, la Junta de Gobierno del Consistorio aprobó el listado de teatros que ingresarán este año estas ayudas. El mayor beneficiario ha sido Carme Teatre, que percibirá gracias a su proyecto, valorado con 34 puntos, 26.648 euros. Le siguen Arden Producciones, es decir, Sala Russafa (25.927 euros y 33 puntos); Teatro Círculo (25.473 euros y 32,5 puntos); Teatro Off (24.297 euros y 31 puntos); y Teatre el Micalet (23.121 euros y 29,5 puntos). Cierran el listado Horta Teatre, que puntuada por la comisión con 29,3, lo que le reporta 22.988 euros; Olympia, que recibe 28 puntos y 21.988 euros y, por último, Espacio Inestable, con 25 puntos y 19.594 euros. Fuera de la convocatoria han quedado los proyectos presentados por la sala Flumen, el Teatro de la Estrella, Casino Cirsa y Teatre de la Caixeta.

Con estas ayudas, de las que ninguna llega al tope de los 31 puntos establecidos como máximo por espacio, el Ayuntamiento ha intentado apaciguar los ánimos en el sector de las artes escénicas valencianas. En esta especie de 'entente cordiale' que el Ayuntamiento ha buscado con los escenarios privados, también falta por resolverse las subvenciones que se otorgan a la producción de montajes. Aparte de los 190.000 euros, hay otras cuatro convocatorias en este 2018 que sumarán en total medio millón de euros, según la concejalía de María Oliver (Valencia en Comú). Una de ellas, que asciende a 180.000 euros (20.000 euros máximo por cada proyecto), se destinará a impulsar las producciones locales. El Ayuntamiento aún no ha resuelto esta línea.

Carme Teatre recibe la mayor aportación con 26.648 euros e Inestable la menor, con 19.594 euros

Mientras llega esta resolución, ayer también fue aprobado el listado de entidades que recibirán 10.000 euros por la organización de sus festivales. Así, Russafa Escènica, Cabanyal Íntim, 10 Sentidos, Bucles y Benimaclet con Fusión han sido elegidas por la comisión. Fuera han quedado otros proyectos como Vociferio, la Asociación Prosa Elástica, la Asociación Finestra Nou Circ, Arte Pro Entendimiento Cultural Circo Valenciano, Valencia Negra, el Festival de música MUV o el Comité Ciudadano Anti Sida.

El sector de las artes escénicas no sólo criticó la suspensión de la subvención directa al mantenimiento de las salas sino que lamentó los criterios utilizados a la hora de valorar los proyectos creativos presentados por los profesionales en las ayudas a la producción de espectáculos. Según publicó LAS PROVINCIAS, las compañías teatrales y de danza hablaron de asfixia y cuestionaron la forma en la que se habían puntuado las propuestas presentadas. Por ejemplo, algunas entidades, con más de 30 años de carrera, recibieron sólo un punto en la baremación de su trayectoria. Otras, cuyo espectáculo, salvo el título, se desarrollaba en valenciano, obtuvieron sólo un punto en la categoría que primaba la lengua.

Ante esta situación, el Ayuntamiento se comprometió con representantes del sector a consensuar las ayudas. El objetivo era, según la concejala, «fomentar la programación de compañías locales que favorezcan a su vez el desarrollo profesional de nuestros artistas». No obstante, esa premisa no se ha llevado a cabo en las salas que dependen del propio Ayuntamiento. Es más, en la programación de los espacios municipales como el Teatre El Musical (TEM) y La Mutant apenas se han programado dos montajes de artistas de la región.