Rosana Antolí: «La Comunitat está recuperando el estado de salud de su cultura»

La artista alcoyana Rosana Antolí. /LP
La artista alcoyana Rosana Antolí. / LP

La diseñadora alcoyana, que expone en Boston hasta el 10 de junio, reconoce que su crecimiento profesional está siendo en el extranjero

Marta Ballester
MARTA BALLESTER

La reconocida artista de Alcoy cruza por primera vez el charco para exportar su lenguaje contemporáneo y coreográfico a Boston. 'Crossroads (Coreografías)' es un proyecto multidisciplinar con diferentes medios como soporte (instalación, escultura, pintura vídeo, etc.) con el que se reivindica en el extranjero. Precisamente fuera de las fronteras de la Comunitat, es donde Rosana Antolí confiesa estar creciendo profesionalmente, aunque reconoce que la cultura valenciana está recuperándose y creando un sello cada vez «más personal».

-Su obra emprende un viaje rumbo a Boston. ¿Qué ha preparado para este nuevo público?

-Hago una presentación de los trabajos más representativos que he hecho durante estos últimos años, que son muy diversos y oscilan dentro de la escultura, la pintura, el vídeo o la performance. El público americano que todavía no está familiarizado con mi trabajo podrá conocerme y saber cuál es mi sello personal. Además, también presento algunas piezas nuevas realizadas ex profeso para esta exposición.

«El artista busca medirse en escenarios que sean un reto», manifiesta la creadora

-Su arte es un espejo de la vida. En esta muestra se centra en el ritmo de los espacios urbanos y los gestos geográficos del cuerpo humano. ¿Qué reflexión lanza al espectador con ello?

-La investigación que llevo desde hace años tiene un eje en común: cómo se junta la coreografía con las artes visuales y con nuestro día a día. En nuestros gestos diarios veo bailes, política, poética y eso lo intento trasladar a mi lenguaje con la pintura, escultura... Cada proyecto lo abordo de una manera diferente. Siempre tiene una gran base conceptual detrás, de investigación y de juego y aventura. Me gusta que la gente no se quede pasiva ante mi trabajo. Busco provocar para activar al espectador.

-¿La actualidad política y social da para mucho como fuente de inspiración?

-La verdad es que sí. Aunque no me gusta referenciar de manera específica siempre hay un componente social y político. Y más hoy con los convulsos cambios que vivimos y con la cantidad de cosas que aún nos quedan por trasformar. Pero cuando reviso me doy cuenta de que lo que estamos viviendo ahora no es nuevo. Goya y otros artistas de hace mucho tiempo se quejaban, criticaban y mostraban las mismas preocupaciones que tenemos ahora mismo. Por ello me gusta que se sepa que la obra está hecha en 2018 para que se note la contemporaneidad de la pieza. Las interpretaciones son diferentes pero el fondo igual.

-Primera exposición individual en EEUU. ¿Es necesario cruzar fronteras debido al estado de salud en el que se encuentra la cultura valenciana?

-Últimamente la Comunitat está recuperando el estado de salud de su cultura. La calidad de las exposiciones y la apertura de centros de arte y entidades demuestran que Valencia está muy activa ahora mismo. Al final lo de cruzar la frontera es una cosa de sentido común. Cuando cuentas algo quieres llegar al mayor número posible de público y medirte en escenarios que sean un reto para ti. En la vida de un artista siempre hay puntos de inflexión y para mí, por ejemplo, cruzar el charco lo es. Me hace mucha ilusión. Es una cuestión de medirme en un contexto, en una ciudad muy culta, que tiene las mejores universidades del mundo, un ambiente muy académico y ver cómo reacciona su público.

-Fue premiada como una de las artistas españolas con mayor proyección dentro de su generación de creadores jóvenes, ¿como ve el futuro para todos ellos, dentro del arte español?

-Cada artista lo vive de un forma. Yo personalmente aunque viva fuera de España busco tener mucha presencia en mi país y me gusta hacer de embajadora de mi tierra, Alcoy. Yo soy mediterránea pura y dura. Me gusta revisar de donde vengo para ver hacia dónde voy. Esa sensación de ir dejando mis características fuera y que reconozcan de donde vengo. No dejo de tener un pie aquí aunque reconozco que mi crecimiento profesional está siendo fuera.

-¿Y para los valencianos?

-Somos muchos valencianos en el extranjero. Se nota que hay una influencia y unos rasgos en común que todos nosotros tenemos y exportamos al exterior. Yo estoy segura que los de la tierra tenemos una esencia cada vez más reconocible y exportable. Porque triunfa casi más fuera.