Parálisis en los teatros municipales

La ya exconcejala María Oliver con Olga Álvarez, coordinadora del TEM. /JESÚS SIGNES
La ya exconcejala María Oliver con Olga Álvarez, coordinadora del TEM. / JESÚS SIGNES

La Mutant carece de responsable artístico y El Musical se quedará sin coordinadora en noviembre

Noelia Camacho
NOELIA CAMACHOValencia

El futuro de los teatros de gestión íntegramente municipal, el Musical y La Mutant, es incierto. El teatro de las Naves funciona sin responsable artístico y está a la espera de que se forme gobierno para que salga de la parálisis que atenaza su presente. El Musical juega con ventaja respecto a la Naves dado que Olga Álvarez está al frente, pero la coordinadora artística concluye su contrato a final de mes. La gestora firmó por dos temporadas (2017-2018) y se le prorrogó un año más. Acaba su relación de alta dirección en noviembre de 2019.

La falta de gobierno municipal retrasa la toma de decisiones sobre la gestión de las salas. La indecisión municipal puede afectar al futuro inmediato de la oferta cultural de los escenarios que dependen del Ayuntamiento.

¿Qué va a pasar con la Mutant? ¿Qué planes tiene el Ayuntamiento con el Musical? ¿Quién va a tutelar los teatros municipales: PSPV o Compromís? Hasta las pasadas elecciones del 26 de mayo, dependían de la concejalía de Acción Cultural, en manos de València en Comú. María Oliver era la responsable de esta área. Pero tras los comicios, y el hecho de que este partido se haya quedado sin representación en el Consistorio, ha hecho que ahora se busque responsable público que tutele este ámbito. Una situación agravada, además, por una circunstancia sorprendente: el proceso abierto para la coordinación artística de La Mutant no sólo se ha paralizado sino que ha puesto en peligro la programación del escenario de las Naves para la próxima temporada. Esto ha generado que el devenir del espacio, que ya de por sí había sufrido lo suyo tras su clausura y el retraso en la obras de reparación, sea una incertidumbre. Y eso que, como adelantó LAS PROVINCIAS, doce eran los candidatos a coordinador el espacio, que hasta la fecha había sido capitaneado por Olga Álvarez. Sin embargo, y pese a las prisas que Acción Cultural tuvo a la hora de abrir el procedimiento para este cargo, todo se congeló.

La falta de gobierno lastra la gestión de los escenarios y pone en riesgo la programación de la próxima temporada

Han pasado las semanas, las entrevistas a los aspirantes ya se han realizado e, incluso, los miembros del comité se habían reunido. Pero el nombramiento no ha llegado. Este hecho condiciona inevitablemente la oferta artística del espacio. Según fuentes consultadas por este periódico, no hay nada cerrado para la cartelera de La Mutant del último trimestre del año. Los tiempos con los que se podría configurar la cartelera tampoco ayudan a encauzar la situación del escenario de Las Naves. No hay gobierno municipal aún. No se conoce quien asumirá esta concejalía. Si se llamará Acción Cultural, si estará desgajada de Cultura y Patrimonio como en la legislatura anterior o si será tutelada por el PSPV o por Compromís. En definitiva, muchos condicionantes que dejan al espacio municipal sin un rumbo definido.

La situación del TEM está más clara a corto plazo, pero el teatro se quedará a final de año sin coordinadora. El contrato de Álvarez concluye en noviembre. No se puede prorrogar porque ya se hizo el pasado ejercicio. Se da la circunstancia que esta gestora había compaginado ambos espacios, un hecho temporal hasta que La Mutant tuviera responsable.

Con todo ello, no hay que olvidar que no es la primera vez que en estos espacios se paraliza un concurso. Cuando Oliver accedió a la concejalía, lo primero que hizo fue suspender el concurso para externalizar la gestión del escenario del Cabanyal-Canyamelar. Pese a que estaba avanzada la convocatoria, con los pliegos y plicas hechos públicos, Acción Cultural paró el proceso y remunicipalizó el espacio. Después, lanzó la convocatoria para cubrir la coordinación artística.

Tras el vencimiento del contrato de Olga Álvarez, se abren varias alternativas. La persona que acceda a la concejalía que gestione los teatros públicos podría repetir el procedimiento abierto o elegir a un profesional de forma directa. Tampoco está descartado que, con el concurso de la Mutant parado, se impulse un coordinador que tutele ambos espacios, es decir, se ocupe de la oferta y administración tanto del TEM como del escenario de Las Naves.

Mientras se cocina la formación del gobierno, el TEM ya ha colgado el cartel de cerrado por vacaciones. Bajó el telón de su programación el pasado 15 de junio y no retomará la actividad hasta octubre. La Mutant, por su parte, clausurará la programación de artes escénicas el 5 de julio con 'Oslo', un montaje de danza de Mette Edvardsen.