Mark Knopfler conquista Valencia

Mark Knopfler, ayer, sobre el escenario de la plaza de toros de Valencia. /Irene Marsilla
Mark Knopfler, ayer, sobre el escenario de la plaza de toros de Valencia. / Irene Marsilla

El músico escocés se despide del público. «Soy un hombre viejo», confiesa después de afirmar que la capital del Turia es «maravillosa»

Noelia Camacho
NOELIA CAMACHOValencia

En el ambiente ya había la sensación de que aquella iba a ser una noche para la historia. No en vano, el conocido artista Mark Knopfler, exlíder de la mítica Dire Straits, ya había anunciado el día anterior que esta gira, la que este viernes le trajo a Valencia, iba a ser la última. Así que los miles de fieles valencianos que acudieron a la plaza de toros para disfrutar del músico escocés. A las 21 horas, puntual, ataviado con una camisa azul y entre ovaciones y palmas de un público entregado y que se levantó de sus asientos para aplaudirle, pisó el escenario de la capital del Turia, la segunda ciudad tras Barcelona en la que presenta el tour 'Down The Road Wherever'. Inició la actuación con 'Why aye man'. Canciones casi preparatorias para lo que aún estaba por venir. Pese a sus casi 70 años, el exlíder de Dire Straits recuperó éxitos como 'Once upon a time in the west' y 'Romeo and Juliet', que despertaron las ovaciones del público. «¿Todo el mundo está bien?», fueron sus primeras palabras a las asistentes al poco de comenzar la actuación. «Es maravilloso estar en Valencia. Quiero daros las gracias por venir. Soy un hombre viejo. Creo que esto va a ser un adiós», confesó como ya había hecho la noche anterior en la ciudad Condal.

El público vibraba con el artista, que había conseguido reunir a un heterogéneo grupo de seguidores que iban desde jóvenes rondando la veintena, muchos de ellos acompañados de sus padres, hasta fans acérrimos que compraban una camiseta minutos antes para poder recordar la visita de Knopfler a Valencia. Algunos comenzaron a corear «oe, oe, oe» y el artista y su banda los acompañó con la guitarra.El cantante mantuvo la energía en un concierto que sabía más a despedida que a nostalgia de tiempos pasados. Para muchos, era la primera vez que lo escuchaban junto a su inseparable guitarra. Por ello, Knopfler se afanó en mantener el ritmo con temas como 'Matchstick man', una de sus letras más recientes o 'Telegraph road', con la que sus fans no pudieron evitar ponerse de pie. Ahí se despidió. Pero sólo momentáneamente. Ya en los bises llegaron 'Money for nothing' y 'Piper to the end'. Mark Knopfler conquistó Valencia. Él y su guitarra. Y una banda que le acompañaba que también sintió el cariño del público valenciano. «Os quiero», concluyó el músico más de dos horas después de iniciar el concierto. Dijo adiós. O quizás fue un hasta siempre. Aunque sus seguidores le pidieran que no dejara los escenarios.