Cambio de rumbo en la Banda Municipal

El nuevo director de la Banda Municipal de Valencia, Rafael Sanz-Espert. / jesús signes
El nuevo director de la Banda Municipal de Valencia, Rafael Sanz-Espert. / jesús signes

El valenciano Rafael Sanz-Espert asume el encargo de renovar una formación «estancada» bajo la batuta de Fernando Bonete El nuevo director incluirá el pop, el jazz y el flamenco en el repertorio para atraer a más público

NOELIA CAMACHO VALENCIA.

Tres años ha tardado la presidenta del Palau de la Música y concejala de Cultura del Ayuntamiento, Glòria Tello, en renovar al director de la Banda Municipal de Valencia. Un tiempo que contrasta con la celeridad de otras de sus decisiones, como el nombramiento de Vicent Ros como director del auditorio -accedió al cargo mediante un concurso público no exento de polémica ya que uno de los postulantes lo llevó a los tribunales-, o la destitución de Yaron Traub como titular de la Orquesta de Valencia. El proyecto musical de la presidenta pasa por marcar distancias con el anterior gobierno del Partido Popular.

Tres años después de acceder al cargo, Tello afirma ahora que la Banda Municipal «está estancada y necesita un cambio». Lo dice después del cese fulminante de Fernando Bonete, que llevaba desde 2012 en el cargo, se produjo hace apenas unas semanas. Pero lo que está fuera de dudas es que la responsable del Palau tenía claro quien iba a ocupar el puesto. Es más, tardó apenas 24 horas en hacer público el nombramiento del valenciano Rafael Sanz-Espert como nuevo director de la formación. Tello defiende ahora que no ha sido una decisión precipitada y que se ha hecho hablando «con mucha gente» y que el 90% de los músicos de la formación habían dado el nombre de Sanz-Espert en una consulta interna. Sus palabras, sin embargo, contrastan con las de los miembros de la banda valenciana, quienes aseveraron a LAS PROVINCIAS que ellos no habían tenido nada que ver con la renovación. «Esto no viene de nosotros, es una cosa más política», apuntaron. Pese a todo, el maestro Sanz-Espert, funcionario del Ayuntamiento de Valencia, ya había formado parte de la Banda Municipal. Ayer quiso desgranar su hoja de ruta para la agrupación musical. Se mostró muy ambicioso y afirmó que su meta es «conducirla a ser reconocida como la mejor banda sinfónica de Europa», así como ser «referente del panorama bandístico mundial». Estos son algunos de sus objetivos.

Programación

«Tengo que hablar con los músicos para saber cuáles son las necesidades», afirma

Abrirse al cine, los ritmos latinos y los bailes de salón

Rafael Sanz-Espert quiere trasladar el proyecto que ha llevado a cabo en Madrid a Valencia. Para ello, uno de sus puntos claves va a ser configurar «programaciones más atrevidas» e incluir en el repertorio «géneros como el jazz, el pop, el flamenco, ritmos latinos o la cultura popular». Pero el maestro, que ha sido titular de la Banda Municipal de Bilbao y miembro del WASBE Board of Directors, la agrupación debe también abrirse a la «música cinematográfica, la danza clásica, oriental y a los bailes de salón». Todo ello para dotar a la Banda Municipal de «mayor flexibilidad para ofrecer cualquier tipo de concierto o espectáculo». Sanz-Espert agradeció la «confianza» depositada en su persona. No habló del pasado y no quiso entrar en las valoraciones realizadas por Tello, aunque sí insistió en que la formación «debe estar en la vanguardia».

Espectadores

Fidelizar a nuevos asistentes y jóvenes

El maestro quiere cambiar el repertorio con un único objetivo: ampliar el público que asiste a los conciertos de la Banda Municipal. Para ello, va a a introducir géneros que, indudablemente, van orientados a atraer a los espectadores más jóvenes. Sanz-Espert quiere flexibilidad para la banda. No oculta que va a imitar el modelo que ya desarrolló cuando estuvo al frente de las formaciones de Madrid y Bilbao.

Internacionalización

Directores extranjeros y certámenes de prestigio

Que la Banda Municipal concurse en los certámenes más reconocidos a nivel internacional es casi una obsesión para el nuevo director. Y ser el referente del panorama bandístico mundial solo se consigue si la entidad participa en eventos como el Midwest Clinic de Chicago. «Estudiaremos la participación de la formación en estos eventos», aseveró. Además, quiere contar con la presencia de directores internacionales y nacionales para «internacionalizar» la banda y «enriquecer el repertorio y la programación». «Serán nuestros mejores embajadores y podrán conocer, desarrollar y exportar nuestra música», afirmó

Necesidades de la formación

Buscar recursos económicos y más personal

El nuevo director conoce a la perfección la formación musical. No niega que necesita más recursos económicos y humanos pero, según sus afirmaciones, no puede «pedir si no sé cuáles son las necesidades». «El camino lo conozco, las posibilidades las vamos a ver», dijo. En este sentido, dentro de sus planes también se encuentra la de grabar los conciertos de la agrupación. «Es algo que tengo que hablar con la banda», manifestó Sanz-Espert, quien asumió que, «para estar en el mundo de la música hay que grabar discos».

Acceso al cargo

Sin concurso abierto y por designación directa

El maestro valenciano ha accedido al cargo de manera directa. No ha habido un concurso público como sí se hizo para elegir al director del Palau por «cuestiones artísticas», justificó Tello. Tras conocerse la fulminante destitución de Bonete, apenas en 24 horas la presidenta del Palau ya había anunciado a Sanz-Espert como sustituto. Pero el maestro sí sabe lo que es acceder a un cargo de estas características mediante un procedimiento abierto. Lo hizo mediante una oposición para el Ayuntamiento y para la dirección de las bandas de Bilbao y Madrid. «No tendría miedo a un cuarto», dijo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos