El futuro del FIB, en la encrucijada

Diego Ibáñez, cantante de Carolina Durante, en su concierto del FIB 2019./T. Rodríguez
Diego Ibáñez, cantante de Carolina Durante, en su concierto del FIB 2019. / T. Rodríguez

La empresa del Festival de les Arts compra la cita de Benicàssim, que cierra su año menos multitudinario desde 2015

REDACCIÓN / EFECastellón

El Festival Internacional de Benicàssim (FIB) tuvo una época dorada que lo situó como referente europeo. Fue un reclamo cultural más allá de las fronteras del país con cabezas de cartel de renombre mundial. El público extranjero, sobre todo británico, lo avaló como epicentro de la actividad musical en verano, un título que ha de ganarse en cada edición. La última, que sirvió para coronar sus 25 años de vida, ha servido para evicenciar que el tiempo no pasa en balde. Las celebraciones redondas no casan bien con el FIB, al menos, en volumen de visitantes.

El FIB de 2019 ha congregado a 114.000 asistentes, una cifra inferior a la de la pasada edición, cuando se contabilizaron unos 160.000 'fibers' y también menor a las previsiones de la organización (130.000 personas). Según un comunicado de los promotores, las cifras de asistencia durante los cuatro días de celebración fueron las siguientes: 18.000 personas (18 de julio); 31.000 (19 de julio); 37.000 (20 de julio) y 28.000 (21 de juio). Tampoco la edición del 20 aniversario fue masiva: 120.000 asistentes en 2014.

Este año el 60% del público procedía de España y el 40% fue extranjero, de Reino Unido e Irlanda en su mayoría. El FIB pierde tirón entre el público extranjero y, como la mayoría de festivales españoles, se nutre de asistentes de la piel de toro. El FIB cierra la edición menos multitudinaria desde 2015 (115.000 asistentes), frente a los datos de 2016 (170.000), 2018 (177.000) y 2018 (160.000).

El futuro del FIB no sólo depende del público, sino también de su modelo de festival y de qué empresa lo gestionará en los próximos años. El grupo empresarial The Music Republic, promotor del Festival de les Arts de Valencia o el Arenal Sound de Burriana, ha hecho una propuesta de compra del FIB. Hoy está previsto que se celebre una reunión entre las dos partes en el Ayuntamiento de Benicàssim, con el fin de llegar a un acuerdo y cerrar la operación. El acuerdo que plantea el grupo empresarial The Music Republic contempla 15 años de gestión con la opción de prorrogar el contrato.

Según Efe, los contactos para la compra se habrían iniciado tras sanearse las cuentas del FIB tras el concurso de acreedores declarado en 2013 y la empresa The Music Republic estaría negociando con la dirección del FIB una compra en un proceso que avanza de manera «firme».

David y Toño Sánchez, los hermanos al frente de The Music Republic, acudieron a la última edición del FIB. El director del festival, Melvin Benn, por su parte, solo se dejó ver fugazmente en la zona VIP el sábado a primera hora con semblante serio y no participó el domingo en la tradicional rueda de prensa que tiene lugar en cada edición, porque ésta no se celebró. Este hecho levantó ya suspicacias entre las docenas de periodistas que cubren el festival, que además vieron que el comunicado de balance llegaba cerca de las dos de la madrugada, aunque había sido anunciado para el mediodía.