La marcha del director general agudiza la inestabilidad en el Palau de les Arts

Davide Livermore, que dimitió en diciembre de 2017, y Francisco Potenciano, que deja este mes el cargo. / irene marsilla
Davide Livermore, que dimitió en diciembre de 2017, y Francisco Potenciano, que deja este mes el cargo. / irene marsilla

El adiós de Francisco Potenciano al coliseo suma la tercera salida en un año, tras la dimisión de Livermore y del director musical

CARMEN VELASCO VALENCIA.

El Palau de les Arts es altamente inflamable. Cuando se cumple un año del polvorín que desató la renuncia de Davide Livermore, ausencia que aún no está cubierta -el nuevo director artístico asume el cargo en enero de 2019-, el coliseo se enfrenta al enésimo azote de inestabilidad. LAS PROVINCIAS avanzó ayer en la edición digital la salida del director general del auditorio. La marcha de Francisco Potenciano coincide con la resaca del estreno de 'La flauta mágica', en la versión de Graham Vick, pero no es la causa. Cuando los abucheos y la pitadas al director de escena de la noche del sábado aún estaban presentes entre los trabajadores del teatro, la salida de Potenciano iba de boca en boca. «¿Le echan?» y «¿Se va?» eran dos preguntas que ocupaban las conversaciones de whatsapp de la plantilla de Les Arts a partir las 9 horas de la mañana de ayer.

Es difícil saber en qué porcentaje Potenciano decide abandonar y en qué medida desde Conselleria de Cultura le animan a abandonar la nave. De lo que no hay duda es de la existencia de discrepancias entre la dirección general y los despachos de Campanar, sobre todo, en los últimos meses. Un ejemplo: se planteó la posibilidad de que Jesús Iglesias Noriega suscribiera un contrato de asesoramiento para cubrir las reuniones del nuevo director en Valencia hasta que arranque su contrato, por el que percibirá 135.000 euros anuales. Hubo división de opiniones entre las partes. Finalmente no prosperó. El contrato de dirección de Iglesias Noriega, elegido por concurso público el pasado julio, comenzará a aplicarse en enero de 2019.

Potenciano no ha optado por una salida «a la italiana», como Livermore. El director general aspira a dejar el cargo cerrando los flecos de su gestión. De hecho la reunión de los jefes de departamento prevista para la próxima semana fue lo que aceleró ayer la noticia. En este encuentro se comunicará internamente su salida, que será efectiva a final de año. También tiene pendiente despejar su cometido como presidente de la asociación Ópera XXI, cargo que ocupa desde el 23 de abril de 2018.

La reunión del patronato prevista para este mes ha de aprobar la marcha de Potenciano

Fue hace dos semanas cuando se acordó entre la Conselleria de Cultura, la presidenta del Patronato de Les Arts y Potenciano «el cierre de una etapa». El directivo público profesional llegó a Les Arts de la mano de la consellera María José Català en 2014 como director financiero, aunque algunos sostienen que su principal tarea fue supervisar la gestión de Helga Schmidt al tiempo que controlaba las cuentas del coliseo.

Tras el cambio de color político en el Consell, Potenciano se mantuvo en su cargo e incluso el pasado junio fue nombrado director general, una figura de nueva creación y que se queda vacante a los seis meses. Les Arts, según fuentes oficiales, se pronunciará en breve respecto a quién y cómo se cubre la plaza de Potenciano. Su salida pone el colofón a un año de profunda incertidumbre en Les Arts. Livermore dimitió el 5 de diciembre de 2017, meses después fue el director musical Fabio Biondi el que dio el portazo. El director general es la tercera baja en un año. La falta de timón en el coliseo tiene su repercursión en la gestión artística. Sólo así se explica que por las grietas de Les Arts se hiciera pública la encuesta de los músicos, que avanzó este periódico. La Orquesta de la Comunitat está en modo espera y la programación artística, en hibernación.

Les Arts ha perdido un año de afianzar su calidad y apuntalar su proyección fuera de la Comunitat, una situación que no juega a favor de un teatro con una corta trayectoria. Sin embargo, en la parte administrativa sí ha experimentado cambios, como la renovación del Patronato, que ahora preside Susana Lloret, y el nombramiento del consultor Pierre Bouillard como director de Optimización de Recursos.

Más