Radiografía del crimen organizado en el mundo

Imagen retrospectiva del exmafioso arrepentido Gaspare Spatuzza. /Reuters
Imagen retrospectiva del exmafioso arrepentido Gaspare Spatuzza. / Reuters

El investigador Federico Varese analiza los grupos delictivos de Italia, EE UU, Rusia Japón y Hong Kong en el libro 'Mafia Life'

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Desde Estados Unidos hasta Hong Kong, el crimen organizado no ha dejado de extender sus tentáculos por todo el mundo. Ha mutado, se ha adaptado a los cambios políticos y tecnológicos y ha abandonado algunas viejas costumbres para escapar de la Policía, pero su esencia, la ilegalidad como forma de ganar dinero y poder, permanece. El periodista e investigador italiano Federico Varese (Ferrara, 1965) ha profundizado en las principales estructuras criminales del mundo en su libro 'Mafia Life', editado por Malpaso.

La mafia italiana, la italoamericana que funciona en Estados Unidos, los 'vori' rusos, la Yakuza japonesa y las Triadas de Hong Kong son las organizaciones que ha estudiado Varese. Y a juicio del autor, todas comparten algunos rasgos: «Surgen en épocas turbulentas, cuando los estados no eran fiables y eran incapaces de gobernar correctamente sobre la economía; todas tienen ceremonias de iniciación memorables y suelen presentar estructuras jerárquicas y reglas internas similares; y todas ellas operan dentro de los mismos mercados clave, legales e ilegales, como la construcción, las licitaciones públicas, el narcotráfico y la prostitución». «Una mafia es, de hecho, un conjunto de 'bandas' que controlan un territorio y se adscriben a las mismas normas de comportamiento», asevera el autor de 'Mafia Life'.

Allí donde están asentadas, la influencia de las organizaciones criminales en la economía resulta indiscutible. La Cosa Nostra, la mafia italoamericana, las Triadas, los 'vori' y la Yakuza obtienen una buena parte de sus beneficios del negocio de la protección de comercios: proteger a los clientes de otros robos y extorsiones. Pero a la vez, hunden la economía legal porque los negocios legítimos «no quieren llamar la atención» y en el caso de que se expandan, «lo hacen gracias al apoyo de la Mafia y no a la calidad de sus productos y servicios», dice el escritor.

Por supuesto, el crimen organizado trata de extenderse a la política. Son bien conocidos los lazos indirectos entre la mafia italoamericana y muchos políticos y jueces, cuyas campañas financiaron. Pero no es habitual ver una influencia tan clara como la que tuvieron las Triadas de Hong Kong en las manifestaciones prodemocracia de los estudiantes en 2014. Miembros de la mafia local, pagados por el Gobierno, acosaron a los jóvenes pacíficos. «Los que reventaron la manifestación eran individuos de Hong Kong que querían quedar bien con el gobierno central y dejar claro que están del lado de China», aseguró uno de los testigos entrevistados por Federico Varese.

Sin embargo, como regla general, el investigador sostiene que a lo largo de la historia, las mafias «han prosperado en democracia». «La ampliación de los derechos del votante y la consecuente transferencia de poder a las autoridades locales (respecto a hospitales y escuelas, por ejemplo) han hecho de la votación un elemento decisivo, así que los políticos locales se han aprestado a contratar los servicios de la Mafia para manipular elecciones», escribe Varese.

La cotidianidad del peligro y la necesidad de confiar en personas que pueden salvarle a uno la vida llevan a los miembros de las mafias a subrayar la importancia de la hermandad, lo que explica las ceremonias de reclutamiento que abren las puertas de acceso a cada grupo. Pero también, las organizaciones criminales «se presentan como una especie de escalera para el ascenso social», subraya Varese. En la Yakuza, la mayoría de sus miembros pertenecen a los grupos sociales marginados, los 'burakumin', de manera que ven el ingreso en la mafia como un modo de lograr lo que la sociedad legal no les permite.

España, señalado como uno de los destinos favoritos del crimen organizado, también aparece en el libro. Además de servir como escondite para el dinero de las mafias, el investigador destaca que desde 2003, con la Revolución de las Rosas en Georgia, muchos 'vori' «emigraron» a España. Sin ir más lejos, el domingo pasado la Policía Nacional informó de la detención de tres 'vor' (la traducción de este término es 'ladrones en ley') cuando estaban reunidos para, presuntamente, acordar el asesinato de un miembro de un clan rival y así demostrar su pujanza en Europa.

En otros lugares, no obstante, la Mafia no vive su mejor momento. En Sicilia y Nápoles, las políticas antimafia de los sucesivos gobiernos y la resistencia judicial han acabado convirtiendo a los mafiosos en verdaderos proscritos. Pero existe otro factor clave, resalta Varese: la llegada a la zona de los inmigrantes, que no han padecido la cultura de la mafia y no tienen miedo, han debilitado a las organizaciones delictivas.

Fotos

Vídeos