José Varela Ortega: «A los españoles nos importa mucho el qué dirán»

José Varela Ortega./
José Varela Ortega.

El historiador repasa la historia de la imagen de España en el exterior en 'Un relato de grandeza y odio'

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Países como Francia o Gran Bretaña no le dan demasiada importancia a lo que de ellos se piensa en el exterior. Pero no ocurre lo mismo en España, «donde desde el siglo XVIII (antes no) nos importa mucho el qué dirán», cree José Varela Ortega, que ha investigado la historia de la imagen que del país se tiene en el extranjero en el libro 'España. Un relato de grandeza y odio' (Espasa).

Como todos los grandes imperios, y aunque el autor matice los términos, la opinión sobre España ha oscilado entre la «Leyenda Negra y la Leyenda Dorada», que también ha existido. «Hacia España ha habido una actitud peyorativa, pero también de admiración e imitación. Somos un país de visiones contrarias», explica Varela Ortega, nieto del filósofo José Ortega y Gasset. Así, la imagen de los españoles se ha movido en términos antitéticos: «honorables pero orgullosos», «caballerosos pero arrogantes» o «creyentes pero fanáticos». «En general, hay un estereotipo del español militante y trabajador frente al de la siesta y fiesta y depende del momento, prevalece uno u otro», resume el historiador.

Felipe II no dedicó ni un minuto a combatir la Leyenda Negra y ese fue uno de los grandes errores de su reinado. «Se sentía superior y no creía que debiera pelear contra la propaganda», recuerda el autor. Pero casi cinco siglos más tarde, el Gobierno de Rajoy cayó en un error parecido durante la crisis catalana. «No supieron montar un relato, y lo tenían bastante fácil», dice Varela Ortega, que, eso sí, pide que no se dramatice: «Escuchando al abogado de Puigdemont, que afirma que España es salvaje desde la época de Guillermo de Orange, nos rasgamos las vestiduras. Pero deberíamos tomárnoslo con sentido del humor. Los extranjeros viajan y saben cómo es España».

«España ha cambiado mucho desde el año 55, aunque fuera lo percibieron de verdad a partir de 1992, cuando vinieron a Barcelona y a Sevilla y se encontraron con un país que les sorprendió. Descubrieron que España es mucho más que sol y playa, para eso sólo les hace falta darse una vuelta por el Prado», destaca Varela Ortega. «Las cosas también han cambiado con las redes sociales. Se mueve la información, todo se conoce y se sabe que, por ejemplo, el caso catalán no tiene nada que ver con el escocés». «No hay que tener complejos de nada», resume Varela Ortega. «Somos un país con una lengua que comparten 570 millones de personas y uno de los que mejor se vive en el mundo».