El viaje de Inma Cuesta a Valencia

Inma Cuesta, Óscar Martínez y Mafalda Carbonell, durante el rodaje. / Lp
Inma Cuesta, Óscar Martínez y Mafalda Carbonell, durante el rodaje. / Lp

La actriz de 'La novia', que rueda la película 'Vivir dos veces', asegura que la ciudad lucirá «muy bonita» en la gran pantalla

LAURA GARCÉS

Un viaje «interno y externo», una «oda a la esperanza» o un canto a las segundas oportunidades. Son palabras de la actriz Inma Cuesta para definir la película en la que ahora anda ocupada. Rueda en Valencia 'Vivir dos veces', una cinta dirigida por María Ripoll que en su elenco cuenta también con Óscar Martínez y la niña Mafalda Carbonell, hija del músico Pablo Carbonell que debuta con esta interpretación. Sobre tres generaciones transitan los acontecimientos de una obra que transcurre en escenarios valencianos.

Tiene el punto necesario de comedia y el preciso de drama, equilibrio que lleva a Inma Cuesta a describir la cinta como una «dramedia» con un mensaje «maravilloso» que empujó a la actriz a decir sí a esta interpretación. Encierra una reflexión que se aparta del dramatismo de que «hay trenes que pasan sólo una vez», aclara la intérprete.

'Vivir dos veces' «deja en el aire la idea de que hay segundas oportunidades. Es una oda a la esperanza». No es la única cuestión que Cuesta asegura que la arrastró hacia la película. También le resultó atractivo descubrir que la cinta recoge una reivindicación de la relación entre los nietos y los abuelos, algo que en su experiencia vital le resultó muy enriquecedor: «Importantísimo en mi crecimiento».

La cinta, de María Ripoll, supone el debut de Mafalda, la hija del músico Pablo Carbonell

Sobre un padre (Emilio), una hija (Julia) y una nieta (Blanca) se articula todo. Los tres emprenden un trayecto disparatado y a la vez revelador. La familia está volcada en ayudar al padre a buscar el amor de su juventud. El recorrido les sitúa ante la oportunidad de otra vida nueva y sin trampas.

Dice la intérprete que el viaje es «interno y externo». Óscar Martínez lo ve más «interno». La trayectoria vital se ofrece carente de «nostalgia» y con un discurso «muy delicado». En esa condición interviene un humor que la actriz considera «fino» y el actor define como «muy inteligente» sobre un guión «muy bien escrito» que lleva a que «uno no tiene que ocuparse de ser gracioso».

Siete semanas de rodaje para tener dispuesta una película de la que su directora también define como «dramedia» que discurre en escenarios de Valencia como El Saler o el barrio del Ensanche, algo que lleva a Inma Cuesta a avanzar que «esta ciudad va a lucir muy bonita en esta película». María Ripoll no deja de referir los escenarios. Defiende las bondades de las localizaciones valencianas y de su luz, tanto es así que no duda en afirmar que «Valencia es el nuevo plató de cine para España». A ella le gusta, tanto es así, que ya piensa en otro proyecto en la ciudad. Pero, no da más pistas. De momento habrá que esperar a 'Vivir dos veces'.