Liam Neeson: «No soy muy bueno improvisando»

Liam Neeson, en una escena de la película. / Edición: Virginia Carrasco

El actor británico vuelve a ponerse en la piel de un padre que busca vengar la muerte de su hijo en 'Venganza bajo cero'

Iker Cortés
IKER CORTÉSMadrid

No es un hombre que derroche expresividad. Estudia cada pregunta como si le fuera la vida en ello y la contestación se hace esperar. Atento y amable -se ofreció a sostener la grabadora durante la entrevista-, después de protagonizar la trilogía 'Venganza', cuya última película data de 2015, Liam Neeson (Ballymena, Irlanda del Norte, 1952) vuelve a meterse en el papel de un padre que pierde a su hijo por un oscuro asunto de drogas. La acción tiene lugar en un pueblo ficticio llamado Kehoe, ubicado en Colorado, y cuyo principal modo de vida está asociado al esquí y a los deportes de invierno. Fíjense cómo será la cosa que la avispada distribuidora ha decidido cambiar el título de la película, que en inglés se llama 'Cold Pursuit' -algo así como 'Fría persecución'-, por el de 'Venganza bajo cero'. Quizá con la intención de que algún incauto pique y crea que Neeson vuelve meterse en la piel de Bryan Mills. A pesar de todo, la cinta, que se estrena el viernes, se deja ver.

-No les ha salido una película muy veraniega, ¿será un obstáculo para el éxito de la taquilla?

-No, creo que es perfecto. Hace mucho calor ahí fuera y la gente quiere sentir ese frescor.

-¿Qué dificultades se ha encontrado al rodar en estas condiciones?

-Las primeras semanas estabamos rodando en una cordillera al norte de Canadá y las condiciones meteorológicas eran un cielo azul y despejado durante una hora y, de repente, una nevada espectacular que nos obligaba a bajar de la montaña. Era totalmente impredecible. Eso pasó unos pocos días, que tuvimos que resguardarnos varias veces, pero es cierto que el escenario es otro de los personajes de la película y es tan importante como el resto. Además no hay nada de efectos generados por ordenador.

-Y como actor, ¿uno puede expresar las mismas emociones bajo ese frío extremo?

-No, en realidad tiendes a encerrarte en ti mismo, aunque me parece que le viene bien al personaje, porque Nels Coxman es bastante cerrado, algo de lo que se da cuenta cuando muere su hijo y no sabe, por ejemplo, cuál es su película favorita y otras tantas cosas. Su esposa le llega a preguntar: «Pero cuando ibais de caza, ¿de qué hablabais?». Y él tan solo acierta a decir que de caza. En realidad tiene mucho que ver con las personas de esas comunidades que viven aisladas por la nieve durante tantos meses.

-Vuelve a hacer el papel de un padre que venga a su hijo, aunque esta vez con algo de comedia negra. ¿Qué le atrae de un personaje y de un argumento así?

-Porque es la tragedia griega, ¿no? Quiero decir, es de alguna manera la última representación de la pena: la pérdida de un hijo, sobre todo cuando se produce bajo circunstancias violentas. Y creo que el público puede identificarse con estos personajes, tanto si son buenos como malos, porque siente toda esa corriente de emociones extremas. Nos gusta ver historias de héroes en estas situaciones difíciles, en estos dramas, y asistir a las decisiones que van a tomar.

-¿No teme encasillarse?

-No, porque lo compenso haciendo muchas otras cosas. Por ejemplo, hemos estrenado una película, 'Ordinary Love', sobre una pareja que lleva juntos treinta años y a ella le diagnostican un cáncer de pecho. No hay peleas ni disparos, pero sí muchas visitas al hospital (ríe).

-Se mueve con soltura en producciones europeas y estadounidenses, ¿dónde se siente más a gusto y por qué?

-Llevo viviendo en Estados Unidos desde hace 30 años y soy ciudadano estadounidense e irlandés, pero supongo que me siento más cómodo en América. De todas maneras, no veo diferencias entre los equipos de rodaje de EE UU y Europa.

-¿Le preocupa el 'brexit'?

-Estoy muy muy preocupado. Como salga elegido Boris Johnson podría ser catastrófico para Irlanda. Todos los negocios, del norte y del sur, desde granjeros hasta minoristas, están muy muy nerviosos con esta situación, así que todo el mundo está aguantando la respiración. A ver qué pasa con Boris Trump.

-La cinta tiene mucha acción, ¿cómo se prepara para este tipo de escenas?

-Me cuido bastante físicamente e intento mantenerme en forma y si hay escenas de lucha, hago un poco de ejercicio extra. Es muy importante, si estás haciendo películas de acción, calentar antes porque si no te puedes hacer daño.

-Hay mucho también de comedia negra, ¿tuvo la oportunidad de improvisar?

-La verdad es que no, todo estaba en el guion, que está muy bien. No soy muy bueno improvisando.

Temas

Cine