«Ser candidata a un Emmy no asegura nada. En EE.UU. no hay descansos»

La diseñadora Ana Criado. / Silvia Grav
La diseñadora Ana Criado. / Silvia Grav

La directora creativa, nominada por producir los títulos de crédito de la serie 'Star Trek: Discovery', exige a la industria española que premie esta categoría Ana Criado Diseñadora

Sara Roqueta
SARA ROQUETA

Conversar a más de 9.000 kilómetros dirección América del Norte. Sin cortapisas ni apenas interferencias. La diseñadora Ana Criado llevando la delantera desde Los Ángeles. Una ciudad donde la industria audiovisual pasa de sueño a realidad. En su caso, uno entre cientos, corre la suerte, y a la vez el riesgo, de estar nominada a un premio Emmy al Mejor Diseño de Títulos de Crédito por su trabajo en la serie 'Star Trek: Discovery' (CBS). Por decirlo de alguna manera, juega en la misma línea que los otros cinco grandes nominados: 'Juego de Tronos', 'True Detective', 'Warrior' y 'Conversaciones con asesinos: las cintas de Ted Buny'. Ya hace más de siete años que la original de Buñol viajó hasta Los Ángeles. Desde entonces y sin parar, ha trabajado para cadenas como HBO, Sony o Paramount. Y parece que su idilio con Hollywood continuará.

-El 23 de septiembre se conocerá a los ganadores de los 'Emmy Awards'. Su proyecto está entre los candidatos. ¿Cómo recibió esta nominación?

-Para los y las que nos dedicamos al diseño de títulos de crédito para cine y televisión este es el máximo reconocimiento que podemos tener. Es un honor muy grande. Puede que no nos llevemos el premio, pero el hecho de estar nominados nos coloca ya a la altura de los demás estudios.

«Las series se han convertido en una pieza artística porque ahora la gente paga por ella»

-De alguna manera, representa y alimenta el gran imaginario de Star Trek. ¿Suena a riesgo?

-Desde luego. Ha sido un proyecto duro de conseguir. Hacía muchos años que Star Trek no hacía una serie de televisión. Lo complicado era que se tenía que mantener la esencia de la serie de ciencia ficción, pero no se podía parecer estéticamente a nada hecho anteriormente. Aún así, desde CBS no han puesto trabas a mi creatividad.

-¿Es difícil competir frente a un público cada vez más preparado gracias a la cantidad de proyectos audiovisuales que integran plataformas cómo HBO o Netflix?

-Sí. La verdad es que cada vez es más complicado. El público muchas veces está más informado que una misma. Ahora tienes que ser muchísimo más cuidadosa y estar informada porque la vara con la que se está juzgando está cada vez más alta. Al mismo tiempo, esto hace que nuestro trabajo mejore.

-¿Podríamos decir que el público se ha acostumbrando a pagar por lo que consume?

-La llegada de estas plataformas ha ayudado a educar a la sociedad. El audiovisual es un producto más por el que se tiene que pagar. Esto implica que aumente la calidad de la televisión, que siempre había sido más baja que la del cine. Las películas tenían presupuestos más altos. Ahora las series están a la altura del séptimo arte, se han convertido en una pieza artística porque la gente paga por ellas.

-Lleva siete años trabajando en Estados Unidos. ¿Siempre fue fácil sobrevivir en una ciudad extranjera?

-Yo llegué con un contrato desde España y lo mantengo. Pero, en Los Ángeles hay muchas oportunidades para trabajar en la industria del cine y la televisión. De hecho, la tasa de paro de Estados Unidos es más baja que la de España. Eso sí, la competencia es brutal. Hay que pelear cada día. No hay descansos. Aunque esté nominada a un Emmy, tengo que seguir ganando cada trabajo en un concurso. No me dan nada por sentado.

-Si tuviera que volver a la Comunitat, ¿considera que es una región en la que encontrar oportunidades para su trabajo?

-Me encantaría volver. Es mi hogar. Pero la cruda realidad es que, respecto a la industria del cine y la televisión, los grandes proyectos están casi siempre en Madrid.

-Hablando del audiovisual español. ¿Para cuándo los Premios Goya contarán con la categoría al Mejor Diseño de Títulos de Crédito?

-Espero que sea pronto. No entiendo porque no se le da ningún reconocimiento al diseño gráfico en España. La Academia de Cine debería hacerlo. No le cuesta nada y es un revulsivo bastante grande para la industria. La calidad de las series españolas está subiendo muchísimo, se ven en todo el mundo. Un ejemplo es la repercusión internacional que ha tenido 'La Casa de Papel'.