Amparo Navarro: «La Fura dels Baus hace más transgresora 'Carmina Burana'»

La soprano valenciana Amparo Navarro protagoniza 'Carmina Burana'./ A. BOFILL
La soprano valenciana Amparo Navarro protagoniza 'Carmina Burana'. / A. BOFILL

La soprano valenciana protagoniza el montaje más visto de la compañía catalana, que recala el jueves en el Olympia

Noelia Camacho
NOELIA CAMACHOValencia

La soprano valenciana Amparo Navarro sabe lo que es cantar sobre una grúa. Lo vivió hace diez años cuando se puso a las órdenes de La Fura dels Baus para protagonizar 'Carmina Burana'. Desde entonces, ha recorrido medio mundo con un espectáculo «potente» que este jueves recala en el teatro Olympia de Valencia.

«Tenía muchas ganas de cantar en mi tierra. Hemos ido dos veces a Madrid, a Barcelona... pero yo quería venir aquí. Ahora, lo hemos conseguido», dice Navarro de un montaje que estará en cartel hasta el 9 de junio. «La Fura dels Baus hace más transgresora 'Carmina Burana'. Se respeta la partitura de Carl Off, pero no es una obra ortodoxa. Al contrario, es muy heterodoxa», afirma la intérprete, que rememora las agujetas y el dolor físico sentido cuando se embarcó en este proyecto hace una década. Desde entonces, más de 160.000 espectadores han sucumbido a la que Navarro considera una obra hecha «para dejarse llevar». «Hacemos partícipe al público. Les pedimos que aplaudan cuando quieran. Incluso que protesten, aunque no lo van a hacer porque es un espectáculo que no deja indiferente», asegura de un montaje con música en directo, una orquesta de 10 músicos, director y un coro de 16 integrantes.

Navarro, que sabe lo que es actuar en el Palau de la Música y en Les Arts, destaca que no hay nada grabado en esta 'Carmina' en la que hay fuego, agua, vino y hasta una vendimia en directo. «Carlus Padrissa –responsable de la Fura dels Baus– es la cabeza pensante de esta obra. Él se ha encargado de que lo que se ve en el escenario llame mucho la atención porque no se había representado así. 'Carmina Burana' es un oratorio, en este caso no religioso sino profano y, normalmente, se ha podido ver de una forma en versión concierto. Pero este es un montaje muy potente», reitera.

En su caso, asegura, tras más de diez años y haber recorrido tres continentes, lo que convierte a este espectáculo en el más visto de la compañía catalana, ahora se siente más cómoda en una obra en la que, al principio, «el esfuerzo físico era un hándicap». «Ahora está todo más rodado», afirma antes de manifestar que, pese a todo, el público «no debe saber lo que puedes padecer en el escenario».

Pese a estar estos días en la ciudad del Turia, Navarro, que ha trabajado en los teatros más importantes del mundo dando vida a los personajes más representativos de la ópera y la zarzuela, no tiene compromisos laborales en la capital. Afirma que no se siente profeta en su tierra aunque, reconoce, «sí he tenido oportunidad de hacer varias cosas».

Sin embargo, Navarro sigue con su carrera. Una trayectoria que le llevó a debutar hace unos años en Estados Unidos con 'Luisa Fernanda', dirigida por Plácido Domingo en la Florida Grand Opera. «Fue un gran momento. Yo ya conocía al maestro, para mí fue un honor», asevera. Pese a todo, esta soprano valenciana espera con ganas que se suba el telón del Olympia para hacer disfrutar a un público que «siempre presenta un 'feeling' enorme con el montaje». «Funciona muy bien», concluye.