Abucheo histórico en Les Arts

Abucheo histórico en Les Arts
J. Monzó

El director de escena de 'La flauta mágica' recibe la mayor reprobación a un artista | Graham Vick convirtió el coliseo en un 'manifestódromo', parte del público abandona la sala nada más terminar la ópera y otros hacen sonora su protesta

CÉSAR RUSVALENCIA.

El Palau de Les Arts no ha empezado la temporada con buen pie. El estrenó ayer de 'La flauta mágica' con la versión de Graham Vick, que contó con la presencia del ministro José Guirao, acabó con el mayor abucheo a un director de escena que nunca se había escuchado en el coliseo valenciano y con ausencia de vítores a la orquesta. Esa fue la respuesta de los espectadores que esperaron unos minutos tras finalizar la obra. Otros ni siquiera aguardaron. Varias decenas de personas abandonaron el patio de butacas inmediatamente mostrando una actitud que podría interpretarse como muestra de indiferencia, tal vez protesta o incluso desprecio.

El abucheo a Vick fue el más señalado. Por su parte los cantantes recibieron un aplauso frío en comparación a lo habitual sin que hubiera grandes diferencias entre unos y otros. La excepción fue la Pamina, interpretada por Mariangela Sicilia. Uno de los abucheos históricos registrados en el centro operístico lo recibió en 2014 María José Catalá, entonces consellera de Cultura.

Es la primera vez que un titular de Cultura del Gobierno asiste a la apertura de la temporada

Para la ocasión el Palau de les Arts se convirtió en un 'manifestódromo'. El icono cultural de Valencia mudó a escenario de consignas. Las pancartas inundaban el patio de butacas de la sala Principal con leyendas como 'No ens representen', 'Per què em roben el futur?', 'Stop desahucios' y 'Contra la corrupción', entre otras. Las telas con distintos lemas forman parte del atrezo de la versión de Vick de 'La flauta mágica'.

Les Arts ha arrancado haciendo ruido, como el año pasado. La imagen que desprende la sala Principal dista de lo habitual en un centro cultural donde ha de primar el arte. Algunas pancartas tienen un sentido más social que político, como las que rechazan la violencia machista o exigen pensiones justas. La escenografía de 'La flauta mágica', que dirigirá Loathar Koening, añade más controversia a la situación del Reina Sofía.

El atrezo de la producción llena el espacio de pancartas con leyendas reivindicativas

Era la primera vez que un ministro de Cultura asistía a la función para iniciar la temporada operística de Valencia. Tampoco lo había hecho hasta ahora el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que sí estuvo ayer en el Palau de Les Arts. Y lo mismo sucedió con el conseller de Cultura, Vicent Marzà, quien suele presenciar funciones que no son la première, sin embargo ayer rompió la costumbre. También estuvo presente la responsable autonómica de Justicia, Gabriela Bravo.

José Guirao, ministro de Cultura