Los VTC amenazan con dejar de operar en la Comunitat Valenciana si prospera el decreto de la Generalitat

Vehículos de VTC./EP
Vehículos de VTC. / EP

El presidente de Unauto avanza que se viviría la misma situación que en Cataluña

EUROPA PRESS

Unauto, asociación de empresas de los vehículos de alquiler con conductor (VTC), ha advertido que dejará de operar en la Comunitat Valenciana si el nuevo decreto de regulación que ha presentado la Generalitat «va por donde han dicho», ya que considera que «es imposible operar en esas condiciones».

Así lo ha avanzado en declaraciones a Europa Press el presidente de Unauto Comunitat Valenciana, Ricardo González, que ha calificado el decreto como un «despropósito total» y cree que con esas medidas la Generalitat «propone la desaparición de los VTC».

La Generalitat plantea en el decreto que ha presentado este martes a las dos partes una antelación mínima de 15 minutos de contratación para los VTC, así como no permitir la captación libre de clientes ni la geolocalización. Otras medidas son que los coches deberán tener menos de diez años y, en el caso de ser sustituidos, cambiarlos por ecológicos.

«Si ese decreto va por donde han dicho, pasará como en Cataluña», ha aseverado, en referencia al abandono de Barcelona por las plataformas Cabify y Uber tras las medidas del Govern. «No es una amenaza, pero es imposible operar en esas condiciones, que van en contra del libre mercado«, ha remarcado, y ha insistido en que «la situación será idéntica que en Cataluña».

En la práctica, ha alertado que supondrá acabar con «más de 500 puestos de trabajo», que el usuario tendrá «una solución de movilidad menos en Valencia» y que «los valencianos tienen que pagar este despropósito, porque la Generalitat pagará la indemnización entera».

Por ello, el titular de Unauto cree que el decreto de la Generalitat supone «rendirse a las exigencias del taxi y eliminar la competencia», mientras ha recordado que los VTC proponen la liberación de la precontratación para los dos sectores: «Hay muchos operadores en el mercado, pedimos una precontratación libre, que el ciudadano pueda elegir alternativas de acuerdo con sus necesidades«.

También ha criticado la prohibición de la geolocalización, ya que considera que es «volver al siglo XX». «Es una ventaja tecnológica que tenemos y la quitamos de en medio, además con competencias que no son suyas. No lo entendemos», ha lamentado, si bien ha puntualizado que medidas como la prohibición de estacionar en superficie y de captar circulando «no influyen» porque ya estaba en la norma.