Sanidad afirma que sigue valorando la suspensión

D. GUINDO VALENCIA.

La Conselleria de Sanidad mantiene paralizada la unidad de cirugía cardiaca del Hospital de Manises -sólo permite operaciones de emergencia - desde el pasado mes de mayo, momento en el que la anterior responsable del departamento, Carmen Montón, decidió prohibir, en primer lugar, la derivación de pacientes de otras áreas de salud para que fuesen intervenidos del corazón en Manises, así como la vía de la libre elección -el derecho que tiene reconocido por ley cualquier paciente de decidir en qué hospital quiere recibir atención especializada-. Posteriormente, y por sorpresa, este veto se extendió a todos los usuarios, propios y ajenos, por lo que el servicio acumula ya cerca de seis meses sin actividad. En su momento, Montón argumentó que la unidad carecía de autorización, afirmación que queda en entredicho en la auditoría que la Sindicatura de Comptes llevó a cabo en el centro hospitalario -publicada en 2017-, en la que recoge que sí cuenta con autorización administrativa para la subcontratación de este servicio desde mayo de 2011. El momento escogido también resultaba paradójico, casi tres años después de la llegada de Montón al frente de Sanidad. Argumentaron que hasta esos días no se había detectado la situación, y que, a raíz de algunas peticiones, «se había caído en la cuenta» de esta presunta falta de autorización.

Por su parte, los actuales responsables del departamento indicaron el miércoles que se está evaluando si se vuelven a permitir o no las intervenciones. «No hay una decisión tomada ni en un sentido ni en otro», precisaron. En esta línea, ayer indicaron que, por el momento, no hay ninguna novedad al respecto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos