Los sanitarios que atendieron a las 630 personas que viajaban en el Aquarius reciben un reconocimiento

Los profesionales durante el acto en el Hospital de Manises./LP
Los profesionales durante el acto en el Hospital de Manises. / LP

«No éramos conscientes de lo que suponía nuestro esfuerzo» | «En su mirada veíamos el agradecimiento de cada uno»

MAR GUADALAJARAValencia

El domingo 17 de junio de este año llegaron al puerto de Valencia 630 personas a bordo de la embarcación Aquarius, 90 de ellos fueron trasladados a Alicante y el resto fueron atendidos en el Complejo Socio Educativo de Cheste. Allí fue donde se desplazaron los profesionales a los que hoy se les ha reconocido la labor de atención que realizaron por estas personas en un acto en el Hospital de Manises.

El doctor Chimo Casanova, Responsable de Continuidad Asistencial del departamento de Atención Primaria de Manises, explica cómo vivieron la noticia: «a mí me citaron a las nueve y media de la mañana y a las once ya estaba preparado, no falló nadie, nos avisaron el jueves y el viernes todos estábamos allí para ayudar».

Los 53 profesionales sanitarios recuerdan cómo tuvieron que instalarse en casetas, sin las herramientas y facilidades de las que habitualmente disponen en los centros y hospitales, «no teníamos ni internet para conectar los ordenadores», añade Casanova.

Los sanitarios durante el acto de reconocimiento.
Los sanitarios durante el acto de reconocimiento. / LP

El domingo llegaron y durante las 17 primeras horas las labores se centraron en desembarcar a las personas, reconocerlas, darles una identidad y un destino, un primer dispositivo en el que participaron muchos voluntarios tanto del ámbito sanitario como de organizaciones y población civil. A su llegada los vecinos les ofrecían comida, ropa e incluso dinero. Después se procedió a su atención sanitaria. «Cuando te dicen que vas a tener que atender a este volumen de personas sin saber ni en qué condiciones vienen, da un poco de vértigo y apuro, porque tampoco cuentas con todas las facilidades que tienes en los centros», explica Mercedes Fernández, Directora de Atención primaria del Departamento de Salud de Manises quien estuvo coordinando a los profesionales y atendiendo a cada uno de los inmigrantes. Al principio, reconoce que, «no éramos conscientes, actuamos como profesionales pero no nos habíamos parado a pensar lo que suponía para ellos esa ayuda, lo que podíamos aportar con nuestro esfuerzo y la tranquilidad que les estábamos dando».

«Humano» es como describe el trabajo que hicieron cada uno de los voluntarios que participó y aportó su conocimiento en la atención de estas personas, así lo expresa Fernandez. «Había gente que la veías bien que aguantaba emocionalmente y había otras personas que contaban historias muy duras, enseguida lo notabas, querían comunicarse con nosotros y gracias a los traductores se pudo hacer un mejor trabajo», asegura la doctora, quien recuerda que, «solo con la mirada te daban las gracias».

 

Fotos

Vídeos