Más radares y controles, entre las medidas de la DGT

Á. SOTO

madrid. Julio y agosto de 2019 se cerrarán en las carreteras españolas con menos muertos que el año pasado e incluso, a la espera de los datos oficiales, con la cifra más baja en estos dos meses desde que se contabilizan los fallecidos en carretera (1960).

Esa caída en el número de fallecidos de este 2019 se explica, entre otras razones, por las nuevas medidas puestas en marcha por la DGT para los meses estivales, que se han desplegado en varios frentes: más radares, más drones, más agentes patrullando las carreteras, más controles de alcohol y drogas, y castigos más severos contra la utilización de los teléfonos móviles al volante, uno de los aspectos en los que más incidencia están haciendo los responsables de Tráfico.

En julio y agosto, las carreteras españolas ya han contado con 20 radares nuevos, a los que se irán añadiendo 58 más a medida que obtengan la certificación metrológica. También ha aumentado el número de agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, que suman 9.100 en servicio, y han crecido los controles preventivos de alcohol y drogas.