Puig y Gómez defienden unos muelles sostenibles e integrados con la ciudad

Los dos dirigentes políticos abogan por hacer compatible el crecimiento de la infraestructura con el desarrollo del municipio

PAULA NIETOVALENCIA.

La vicealcaldesa y concejala de Desarrollo y Renovación Urbana, Sandra Gómez, y el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, se pronunciaron ayer en distintos actos sobre la ampliación del acceso norte y la nueva terminal de cruceros del Puerto de Valencia. La vicealcaldesa declaró que «el puerto no puede estar siempre en el centro del conflicto político».

Gómez afirmó que para su partido el debate principal es «cómo hacer que el crecimiento y el desarrollo del puerto vaya aparejado al crecimiento y desarrollo de la ciudad». Mientras, Puig, en un acto en Castellón, defendió la necesidad de fortalecer el puerto por el «efecto logístico y competitivo que puede ayudar a la creación de miles de puestos de trabajo». Sin embargo, el presidente declaró que deben de atenderse los criterios de sostenibilidad.

Por otro lado, en una postura cercana a la del alcalde Joan Ribó, la socialista declaró que «tiene que ser un puerto de referencia internacional por ser sostenible y estar integrado en la ciudad». Además, la concejala de Urbanismo añadió que desde su partido lucharán para que estas dos ideas se cumplan. Del mismo modo, Puig declaró que el puerto y la ciudad deben convivir y mantener un diálogo «permanente y de comprensión mutua».

En cuanto a las declaraciones de Ribó sobre la exclusividad del acceso norte para trenes y el cierre al tránsito de camiones, la concejala aseguró que es una cuestión técnica y que se debe trabajar con los ingenieros «para buscar la mejor solución». De este modo, se pretende que sea una propuesta «lo menos invasiva posible y que genere menos externalidades dentro de nuestra sociedad». Una idea que el alcalde rechazaba por la contaminación que puede conllevar. Ribó, además, refuerza su postura con la intención de que el aire de Valencia no supere los límites de contaminación que han alcanzado ciudades como Madrid o Barcelona.

Por otra parte, la edil aseguró que desde el Ayuntamiento de Valencia «no se están poniendo obstáculos ni impedimentos» dentro de lo que es la nueva terminal de cruceros. La socialista aseguró que están trabajando para que esa realidad se pueda poner en funcionamiento aunque, una vez más, «acorde e integrado con la ciudad».