Un paso contra el suicidio

Arturo Checa
ARTURO CHECAValencia

Hay muertes prácticamente retransmitidas en directo, a descarnado bombo y platillo, como la de Blanca Fernández Ochoa, con algunos medios haciendo recordar los lamentables ecos del terrorismo informativo del 'caso Alcàsser'. Pero sin embargo aún hay palabras y temas que nos resultan tabú a los medios de comunicación. En este caso cuesta hallar la palabra suicidio en cualquier texto o información relacionada con el trágico final de la esquiadora. En otros casos es incluso peor. Hay muertes que parecen ni existir. Y en los medios debemos entonar un 'mea culpa'por ello. 336 personas se suicidan cada año en la Comunitat. Son las cifras que recoge el plan de prevención de Sanidad referentes a 2016. Basta ponerlo al lado de otra dato para apreciar la magnitud del drama. El año pasado en las carreteras valencianas hubo 133 fallecidos. «Hablar del suicidio no solo no lo fomenta sino que puede ayudar a prevenirlo, pues permite a la persona que sufre liberar su angustia y le hace expresar aquello que le preocupa». Así de claro hablaba esta semana Mariano Navarro, psicólogo clínico de la Unidad de Salud Mental del Hospital General y responsable de la asociación Psicoemergencias CV. Y lo hizo con motivo del Día Internacional para la Prevención del Suicidio. Y yo digo bravo por su valentía al tratar el tema. Igual que los medios hemos dado un paso al frente con los casos de terrorismo machista, debemos dar varias zancadas para informar del suicidio. Que no nos siga pensando aquel famoso y ya viejuno informe psicológico que nos grabaron a fuego en la carrera que invitaba a no dar estas muertes por el efecto imitación en personas con fragilidad psicológica. Con responsabilidad y tiento. Navarro es tajante: «No hay que tener miedo. Hablar del suicidio puede salvar muchas vidas».